X
ayudas desplazamiento >

El CSD garantiza la ayuda económica a los clubes y deportistas canarios

   

Reunion CSD con politicos y clubes canarios

Una imagen de la reunión celebrada en Madrid. | DA

EFE | Madrid / Santa Cruz

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, garantizó hoy la ayuda económica a los clubes canarios en 2013 durante una reunión con responsables del deporte de las islas, en la que se llegó a un compromiso para ayudar a los deportistas insulares a financiar sus viajes para competir en los campeonatos nacionales.

Cardenal se entrevistó durante más de dos horas en el CSD con Inés Rojas, consejera de deportes del Gobierno Canario, Ramón Miranda, director general de deportes del mismo, Jesús Velayos, viceconsejero de Hacienda, y los diputados Guillermo Mariscal y Agueda Fumero, del Partido Popular de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife respectivamente.

Al encuentro asistieron también además Antonio Moreno, presidente de la Asociación de Clubes de Elite de Gran Canaria; Francisco Sánchez Jover, presidente del Club Voleibol Siete Islas; Orlando Devis, presidente Taburientes Hockey sobre Hierba, Jaime Fernández Barros y Andrés Hernández Pedreira, de la Plataforma de clubes de categoría nacional de Tenerife.

“Hemos explicado cómo se ha desbloqueado la situación del 2013 y desde el primer momento el CSD ha estado al lado una vez más del deporte canario. Mantenemos nuestro compromiso en este 2013 y desde aquí queremos que los clubes y deportistas canarios tengan lo antes posible esos medios que permiten a uno de los viveros más interesantes del deporte español, la opción de competir con solvencia en sus competiciones”, comentó Miguel Cardenal.

El presidente del CSD, que agradeció la disposición de todos los asistentes a la reunión de hoy en Madrid, recordó que el pasado día 7 se aprobó el proyecto de Real Decreto que modifica parcialmente el anterior que regula la distribución de la recaudación y premios de la Quiniela y que permitirá destinar parte de los recursos destinados al fútbol profesional a otras partidas, como las ayudas a la insularidad.

El Real Decreto, aprobado a propuesta del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y del titular de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, recoge expresamente que estos recursos se destinarán a sufragar los gastos de desplazamiento a la península de equipos y deportistas insulares y de las ciudades de Ceuta y Melilla que participen en competiciones deportivas de ámbito estatal.

Tras la publicación de este nuevo Real Decreto, que modifica parcialmente el anterior Real Decreto 419/1991, de 27 de marzo, el CSD iniciará el correspondiente procedimiento de reforma presupuestaria para proceder a tramitar estas subvenciones.

Respecto a las ayudas del año 2012, el Gobierno Canario insistió en la reunión que, en su opinión, la Ley de Estabilidad Presupuestaria sí permitiría pagar dichas ayudas correspondientes al citado ejercicio.

Sin embargo y como “el CSD tiene un informe en sentido contrario del Ministerio de Hacienda, la Consejera de Deportes de Canarias ha pedido una semana de plazo para intentar valer sus argumentos”, explicó Miguel Cardenal al término del encuentro.

En caso contrario, el CSD se entenderá directamente con los clubes canarios para solucionar las facturas pendientes del año 2012. Para ello se ha pactado la constitución de un grupo de trabajo entre el CSD y los clubes para, dentro de las disponibilidades presupuestarias, llegar a un acuerdo para justificar los gastos de 2012 y 2013.

A finales del año pasado Miguel Cardenal anunció el acuerdo alcanzado con la Liga de Fútbol Profesional (LFP) por el que la patronal de clubes percibirá una cuantía inferior de la recaudación de la Quiniela en la temporada 2013-2014, para destinar ese montante a atender otras necesidades del mundo del deporte, como la ayuda a la insularidad, el deporte base y los campeonatos escolares.

Cardenal agradeció entonces “el gesto y el sentido de responsabilidad” de los clubes de fútbol y aseguró que se trataba de un paso transitorio, sin vocación de permanencia y sin contrapartidas para los equipos de fútbol.