X
líneas de más>

Cuba exporta tarjetas de racionamiento – Por Gerardo Daniel Settecase

   

Quienes tenemos varias décadas de vida encima conocemos la vocación de todo gobierno -de derecha, izquierda, civil o militar-, por intervenir en la cadena de producción de productos básicos y controlar sus precios “por el bien de los consumidores”. Bajo esta premisa ¿loable?, consecuencia de altas tasas de inflación generadas por malas administraciones, imponen precios máximos arbitrarios, y sancionan leyes populistas “contra el Agio y la Especulación” como modo de solución, destruyendo la producción privada. Todos fracasaron. Y hoy una Cuba casi inexistente puede hacer gala de que ha logrado exportar un éxito de su “producción revolucionaria de alimentos”: la tarjeta de racionamiento que, en breve, en parte de Venezuela se estará obligado a utilizar para comprar limitada cantidad de alimentos por día, semana, o mes, tras el fracasado proceso “expropiador-productivo-revolucionario” del extinto Hugo Chávez, pese a ser por décadas exportador. Camino que transita, inexorablemente, una Argentina otrora exportadora de millones de toneladas de cereal y carne, y que por enésima vez ha impuesto precios máximos a 500 productos que ya casi no se ven en las estanterías, ante lo que algunos comerciantes han limitado la compra de la cantidad de estos por persona.
Ni Cristina Kirchner ni Nicolás Maduro han asimilado el fracaso de intentos similares aplicados a lo largo y ancho del mundo: que imponer precios por ley no es el camino, sino el de reducir el déficit dando mayor poder adquisitivo a su población bajando impuestos a los productores, a quienes debe controlarse que paguen esos impuestos y no esclavicen trabajadores. Y que, guste o no, solo oferta y demanda determinan precios. Kirchner y Maduro repiten errores pasados, provocando un desabastecimiento en sus países que ya exige en Venezuela, y pronto en Argentina, tarjetas de racionamiento. Triste presente para países históricamente famosos como graneros del mundo.

gerardoctkc@gmail.com