X
redixit>

El cuento chino de la reputación online – Por Ylka Tapia

   

Una de las actividades de todo responsable de marketing o comunidades en línea que se precie es determinar la reputación de las marcas que gestiona y de la competencia -indefectiblemente extrapolable a personas-. Así, se determina qué grado de influencia tiene el objeto de estudio ya que su consecución viene dada por el clima de opinión; además, la teoría asevera que estos resultados ofrecen con bastante exactitud el grado de credibilidad y coherencia de una organización o personaje público. Y no, aunque lo parezca, no es un cuento chino.

Es cierto que existe un desconocimiento generalizado sobre qué es y para qué sirve la manida reputación online. Esta última no se construye por un conjunto de comentarios negativos puntuales, por citar un ejemplo, requiere de un extensa temporalización y del uso de herramientas específicas para la investigación y análisis cuantitativo, distinguiendo los rasgos de los participantes de blogs, foros, perfiles en redes sociales, medios de comunicación tradicionales, etc. Con estos datos cumplimentaremos un análisis DAFO que nos ofrecerá las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. De igual modo, se puede hacer un rastreo a partir de un hito actual y regular, en función de las necesidades comunicativas, pero no es recomendable para la toma de decisiones relevantes (seguro que a más de un marketero le suena a conclusiones de comportamientos y motivaciones de consumidores).

En cuanto a la finalidad de un documento de estas características, lo más pertinente es el establecimiento de un calendario de contenidos de valor para continuar mejorando posicionamiento y veracidad a medio y largo plazo. La paciencia se convertirá en el principal aliado, ya que existe la errónea creencia de que en la Red todo pasa de un día para otro y, para más inri, gratis. Asimismo, servirá para establecer un seguimiento de aspectos indispensables tales como asuntos legales, potenciales incorporaciones a la plantilla, gestión de crisis, contactos con inversores, etc. Un sinfín de utilidades aprovechables si el informe está correctamente elaborado por profesionales -no únicamente especializados en el ámbito digital- que formen parte de un grupo de trabajo multidisciplinar en el que la Sociología debería tener un mayor peso.

@malalua