X

“En Tenerife la gente no es muy atrevida”

   

Por Verónica Martín

Beatriz Pérez Labory


Beatriz Pérez Labory,
propietaria de la tienda de moda Lakra shop. | FRAN PALLERO

Beatriz Pérez Labory es una mujer que ha decidido modificar el rumbo de su vida y, hace solo unos meses, se ha convertido en la propietaria de una de esas tiendas con estilo: Lakra, en la santacrucera calle Suárez Guerra.

-¿Cómo se metió en el mundo de la moda?
“Pues ha sido casualidad porque Lakra era mi tienda favorita y la anterior dueña se quería ir a vivir fuera de España, porque su pareja trabaja en Francia y… bueno, me la traspasó”.

-Entonces… ¿pasó de clienta a propietaria?
“Sí, como dicen mis amigos, pasé de comprar mucho a comprar la tienda entera. La realidad es que me gusta mucho el mundo de la moda, la estética y, como se suele decir, los trapitos; así que me decidí a aprovechar esta oportunidad y a tener mi propio negocio relacionado con algo que siempre me ha apasionado”.

-¿Ha sido fácil ser empresaria?
“Lo que hago es compaginarlo con mi trabajo habitual. Ahora, por la mañana sigo trabajando en la asesoría donde lo hacía antes; me di de alta como autónoma con las dos actividades y pude hacer la inversión con algunas ventajas que te ofrecen por creación de empresa. La suerte que he tenido es la enorme ayuda que me presta la anterior dueña que me ha apoyado a hacer las primeras compras, contactar con los proveedores y elegir bien tallas y colores en función de los gustos de la clientela… es complicado, pero es una aventura que me ilusiona aunque no me lo había planteado nunca”.

-¿Cómo ha reaccionado la clientela ante el cambio?
“Muy bien, porque yo las trato como me gusta que me traten a mí, que siempre me ha gustado ir de compras, la ropa… así que las puedo asesorar bien, además, también atiende la tienda mi hermana -Ruth Pérez Labory- que es estilista y personal shopper, por lo que les podemos dar un servicio más completo y damos a la clienta ideas de un look completo”.

-Lakra es una tienda que siempre ha ido un paso más allá de la moda de temporada… ¿verdad?
“Sí, esa es la seña de identidad. Intentamos tener prendas distintas y únicas y no ir a las típicas multinacionales, que las lleva todo el mundo. Tenemos marcas muy especiales como Pepa Loves, una marca nueva que se llama Mis Mash, u otras como Rare London, Boohoo, Mayka Ayong… También tenemos mucha bisutería y complementos que es toda hecha por artesanas canarias. Además de la propia ropa de la marca Lakra en sí que tiene su fábrica en Bali y varias tiendas en ese país, además de otra en Francia”.

Beatriz Pérez Labory

“Me gusta mucho el mundo de la moda; así que me decidí a tener mi propio negocio relacionado con algo que siempre me ha apasionado”, afirma Beatriz. | F. P.

-¿Por qué Mayka Ayong es la única diseñadora canaria que tiene presencia en la tienda?
“Me gusta apoyar a la gente de aquí. De momento, de ropa es la única, además de los complementos. Está claro que si viene alguien con algo interesante y podemos ayudar a estas personas que están empezando, pues lo hacemos. En la situación de crisis en la que estamos, tenemos muchas cosas en consigna que si se venden, se reparten los beneficios. Es una forma de ayudar a los que están diseñando sus productos”.

-¿Cómo es la ropa de la propia firma Lakra?
“Al hacerse en Bali, se trata de una ropa que tiene que ver con la estética de ese lugar: vestidos más veraniegos, caftanes, ropa muy ibicenca…”.

-Se ha creado una curiosa red mundial a través de Lakra… ¿cómo funciona?
“La promotora es Anna Montico, que es la suegra de la antigua propietaria, Betty Arvelo. Ella es una mujer muy activa, que viaja mucho a Bali y lleva muchos años haciendo mercadillos en épocas de Navidad, y como es una trotamundos, se dedica a buscar ropa muy especial para las tiendas de Tenerife, Francia y las que tiene en Bali”.

-¿Cuál es el secreto de este establecimiento?
“El propio estilo de la tienda y la mercancía que traemos porque se trata de moda comprada fuera, prendas románticas, únicas y originales… eso la define”.

-¿Le parece que el público de Tenerife es atrevido para ponerse ropa diferente?
“No, no son nada atrevidas y no entienden mucho la moda de fuera con cosas tan sencillas como las faldas a media pierna. La suerte es que la gente joven va impulsando a las demás. Además, hay muchas cosas que es importante verlas puestas porque la ropa cambia mucho”.

-¿No piensa que hay un repuntar potente de la moda y que ya se ha convertido en un sector muy importante?
“Sí, sobre todo por las niñas de 20 años que se arreglan y siguen las tendencias de moda, pero la mayoría depende de su familia y no tiene poder adquisitivo para comprarse lo que quieran”.

-Quizá tenga que ver con el fenómeno de los blogs de moda… ¿Los sigue?
“Me encantan. Miro los looks que proponen e intento copiarlo… desde la manicura hasta los tacones…”.

-El mundo digital también es esencial en este momento para la industria de la moda. ¿Qué opina de las compras por Internet?
“Soy adicta a comprar por Internet tanto para la tienda como para mí misma. El problema es que hay que pagar muchas aduanas y eso encarece mucho la ropa que compras, y mucha gente no compra por Internet por esto”.

-Las redes sociales también se han convertido en una baza esencial para decidir una determinada compra…
“Sí, muchas clientas llegan a la tienda por los post que ponemos en las redes sociales especialmente por el Facebook. Se enteran de las novedades por ahí y cuando llega ropa nueva contactan con nosotras rápidamente. Es una herramienta utilísima”.

-¿Qué opina de los domingos comerciales que está impulsando el Ayuntamiento de Santa Cruz?
“Normalmente, hay mucho paseo, mucho mirar pero la gente no está dispuesta a comprar… no veo que compense mucho económicamente”.