X
adeje >

Fraga: “La espiritualidad puede mejorar la vida de las personas”

   

monje budista Kenrab Rinpoche y alcalde Adeje Jose Miguel Rodriguez Fraga

El alcalde de Adeje, con el monje budista Kenrab Rinpoche. / DA

NICOLÁS DORTA | Adeje

“Antes están las personas que hacer carreteras. Los políticos estamos aquí para abrir también una vía de espiritualidad, como instrumento poderoso para mejorar las condiciones de la vida de la gente. Esto nos refuerza ante tanta cosa mala”, dijo ayer el alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, en un encuentro con el monje budista tibetano Kenrab Rinpoche, que ha visitado el municipio como guía espiritual del centro Ghe Pel Ling en Costa Adeje, abierto a todos los vecinos y el segundo de este tipo de religión o filosofía de vida que funciona en la zona

Fraga se refirió a Adeje como un municipio “abierto a la interculturalidad de razas y creencias”, y no disimuló su “empatía” dijo, con este tipo de personalidades y creencias, como dibuja Rinpoche. “El budismo es una sabiduría milenaria que debemos aprovechar, se ha introducido en occidente, donde estamos tan necesitados, ante una sociedad donde todo va tan deprisa”, argumentó Fraga.

El alcalde destacó que Rinpoche ha venido desarrollando un trabajo a lo largo de lo años en Adeje con un grupo de gente para formar una escuela titulada por el Dalai Lama.

Compasión y amor

Kenrab Rinpoche es un hombre que habla bajo, sabe escuchar y tiene mucho sentido del humor. Por llevar una bata color naranja no está lejos de las preocupaciones y las alegrías de cualquier persona. Confiesa el monje tibetano tener “mucho carácter” e intenta corregir “lo que he hecho mal durante el día” y “fomentar lo que he hecho bien”, argumenta. Ayer dio una conferencia en el Centro Cultural de Adeje sobre Como vivir las relaciones con espiritualidad.

Por la mañana , en este encuentro con DIARIO DE AVISOS, ante preguntas aparentemente que podrían tener una respuesta larga, Kenrab Rinpoche sintetizaba, dando muestras de su sabiduría. Dijo que ha vuelto a Adeje gracias a Gloria Cabello, que dirige el Centro en el Sur y a la “ley causa efecto” de la que “cada persona es responsable de sus actos”, sostuvo.

Fomentar la paciencia, la compasión y la confianza o el amor, forman parte de los pilares básicos de una conducta correcta ante la vida y ante las relaciones con los demás. Esto es un camino con baches, pero que puede hallanarse mediante la meditación y una actitud positiva

“Fomentar la paciencia es básico para vivir en armonía”, explica Kenrab Rinpoche

La confianza en el individuo, en uno mismo, para hacer el bien con los demás, fomenta el altruismo y la empatía.

Desde ese punto de partida, los deseos y las apetencias que proporcionan una satisfacción momentánea o efímera, deben de ser poco a poco calmados por la mente para llegar a un estado de bienestar o felicidad más profundo y duradero que proporcionará algo más importante y valioso, explica.

“En esta sociedad actual siempre hemos de procurar mantener una conducta armoniosa con el exterior,aunque lo que importa es nuestro pensamiento interior, esta motivación positiva dentro nosotros mismos, trabajando la paciencia, la confianza y la compasión que nos harán que vivamos con más facilidad y los problemas cotidianos”, comentó.

“Si dudamos de nosotros mismos y de los demás siempre las relaciones serán más inestables y por eso hay que fomentar el amor para el beneficio de los demás”, subrayó Rinpoche.

Para amplificar estas virtudes es necesario el trabajo interior. En este sentido, la meditación, según Rinpoche, puede ser la base para abrir este camino. Reconocer los pensamientos que generan ira, por ejemplo, es importante para calmar la mente. “Si progresamos poco a poco, en la meditación, nos va a ir beneficiando a nosotros mismos y a nuestro estado emocional”, dijo. Concentrarse en la respiración puede ser una de las posibilidades iniciales. Esto requiere entrenamiento, y mucha paciencia.