X
turismo > polémica norma de modernización del sector

Gran Canaria se rebela contra la Ley Turística

   

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna. | EFE

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna. | EFE

V.P. | Santa Cruz de Tenerife

La nueva ley del turismo ha resucitado el fantasma del pleito insular. En Gran Canaria arrecian las críticas contra la prohibición de construir nuevos hoteles o apartamentos de 4 estrellas. Ayer, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna (del PP) anunció que promoverá un frente común para que se cambie esta ley, porque, a su juicio, “Gran Canaria debe decir hasta aquí hemos llegado, no pueden seguir el maltrato a esta isla”.

El mandatario abraza la teoría de que en el Parlamento canario se han confabulado contra la isla que gobierna para perjudicar sus intereses: “Hay 50.000 camas hoteleras y extrahoteleras de menos en Gran Canaria que en Tenerife y, con esta moratoria, lo único que tratan es de impedir que esta isla crezca de una manera más veloz”, dijo, ayer, en declaraciones recogidas por Efe.

La controversia está servida, porque el vicepresidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, ha manifestado a Europa Press que las críticas de Gran Canaria a la nueva moratoria turística son “excesivas”, ya que su planta extrahotelera ha quedado “desarticulada” y no es “competitiva”. En cambio, según el también consejero insular de Turismo “en Tenerife se apuesta por un turismo de nivel: y el año pasado ya subieron un 20% las pernoctaciones en hoteles de 5 estrellas y estamos buscando segmentos de mercado premium”.

La nueva normativa permite restaurar hoteles y apartamentos obsoletos, y se premia con camas adicionales si se les eleva de categoría (única vía para abrir hoteles de 4 estrellas). Pero Gran Canaria no tirará la toalla así porque sí. La Ley de Modernización y Renovación Turística se aprobó la pasada semana con el sí de CC y PSOE y el rechazo de PP y Nueva Canarias -que alegaron precisamente el perjuicio que se ocasiona a esa isla- e incluso la diputada grancanaria de CC, Mar Julios, rompió la disciplina de voto. El martes fue la Cámara de Comercio de Las Palmas la que dejó claro que “Gran Canaria se quedará en inferioridad de condiciones frente a las islas que sí cuentan con una amplia oferta de plazas de cuatro estrellas”.

Bravo de Laguna: “Nos maltratan para impedir que crezcamos de modo más veloz

Así las cosas, Bravo de Laguna consideró que lo ocurrido con esta ley es “muy grave”, porque se ha aprobado a pesar de que el Parlamento conocía el pronunciamiento del pleno del Cabildo grancanario para que no se prohibiera en su territorio construir nuevos hoteles de esa categoría. “No entiendo que se imponga un criterio regional que lo impida, habiendo, además, excepciones para La Palma, La Gomera y El Hierro”, argumentó el gobernante, quien interpretó que el objetivo de esta nueva regulación “es la superioridad de una isla sobre otras”. Por ello, arengó a Gran Canaria para que reaccione “no solo contra esta ley, sino en muchas más cosas en las que hay un gran desequilibrio autonómico”.

Bañolas, reticente

En ese sentido, anunció que el Cabildo convocará una asamblea, posiblemente para el 14 de junio, -en el Paraninfo de la Universidad de Las Palmas para buscar un pronunciamiento común, “ya que esto no es un tema de un partido político ni solo de una institución”. Bravo de Laguna confiesa ser consciente de lo acusarán de “insularista” , aunque apostilló que la mejor defensa de Canarias es la recuperación del equilibrio.

Carlos Alonso: “Nosotros apostamos por un turismo de nivel y la otra Isla ya no es competitiva”


El frente común que pretende Bravo de Laguna ya se topó ayer con reticencias desde la oposición en su Cabildo, tras explicársela a los portavoces de los grupos, luego de hacerla pública en los medios. Así, el potavoz de CC-PNC y vicepresidente de Coalición en Gran Canaria, Fernando Bañolas, anunció que no la apoyará, salvo que sea una iniciativa “en serio”.

Pero Bañolas advirtió de que no aceptará “dar un ultimátum al Gobierno canario” sobre la ley turística y luego “mirar para otro lado mientras el Gobierno de España pisotea los intereses de la isla”.

En opinión del portavoz cabildicio de CC, “aquí se trata de remar todos a favor de Gran Canaria y no a favor de de los intereses del Partido Popular, como pretende Bravo de Laguna” al que reprochó que solo plantee frentes “para atacar a otras administraciones públicas”.