X

Griñán confirma que no se presentará a la reelección como presidente andaluz

   

EFE | Sevilla

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha anunciado hoy durante su intervención en el debate sobre el estado de la comunidad que se celebra en el Parlamento regional que limitará a dos sus mandatos y por lo tanto no optará a la reelección en las próximas elecciones autonómicas.

Griñán, que ha dicho que un proyecto político de largo alcance “tiene que renovarse permanentemente”, pedirá al PSOE también que estudie la conveniencia de limitar a dos los mandatos presidenciales de la organización y que, “desde el diálogo”, puedan convertir esa legislación en norma general y estatutaria.

“Los partidos son los que aseguran la sucesión de las causas, las personas estamos sujetas a la biología”, ha añadido Griñán, de 67 años, quien ha recordado que la causa histórica del PSOE “ha sido y es” la lucha por la igualdad, por lo que ahora, “con esa misma voluntad renovadora” tendrá que garantizar que otras personas den continuidad a un proyecto de futuro “desde el compromiso y la constancia”.

Ha indicado que el presidente “debe renovarse periódicamente” y ha asegurado que no se limita a comunicar una decisión personal porque no habla de él, sino que quiere ser “coherente” con el convencimiento de que España y Andalucía necesitan “remover todo lo necesario para revitalizar sus motores”.

Ha hecho referencia a la transición como un “éxito” que sirvió para construir un modelo de convivencia que jamás había tenido España y que cree que debe servir de ejemplo para demostrar cómo se pueden renovar los actores políticos, y de cómo puede cambiar la política y la construcción de un país.

A pesar de ello, cree que “no es el tiempo de pensar en el pasado para repetirlo, sino para construir desde su recuerdo un futuro distinto” porque “no puede ser que la sociedad cambie, los retos cambien, los problemas sean nuevos, y que los dirigentes del proyecto no sean solidarios con el cambio”.

Ha señalado que durante los más de cuatro años que lleva como presidente andaluz ha hecho frente a un periodo “de una intensidad poco común”, donde ha intentado “sostener el timón de Andalucía en los peores momentos de tormenta financiera” para que la “nave” de la comunidad “no se desviara del progreso y la justicia”, así como potenciar las fortalezas económicas.

“Lo he hecho y lo seguiré haciendo durante esta legislatura”, ha agregado el presidente andaluz, quien ha dicho que quiere una comunidad con “consensos renovados”, que sepa interpretar bien las claves de un tiempo nuevo “para el que no van a servir viejas recetas”.

Además, ha apostado por una comunidad con empresas que tengan una visión moderna y diferente de la economía, y una Andalucía que esté dispuesta a defender lo que quiere conservar “pero sin apego a lo que ya ha cambiado”.

En ese sentido, ha afirmado que “cualquier proyecto se envejece si no se recoge savia nueva” y ha abogado por “mejorar el presente, no dar pasos atrás y garantizar el futuro”.