X
retiro lo escrito > Alfonso González Jerez

Humo – Por Alfonso González Jerez

   

Inés Rojas se reunió con portavoces de los cuatro grupos parlamentarios de la Cámara regional a fin de exponerles detalles de esa Estrategia contra la Pobreza y la Exclusión Social que está diseñando, con ambición napoleónica, para tenerla preparada en Navidades, que es cuando sabe más sentar a un pobre en la mesa. La señora Rojas, por supuesto, no aportó ninguna ficha financiera, aunque insistió indirectamente -tal y como vienen anunciando varios egregios coalicioneros- en que la disminución del objetivo del déficit previsto proporcionará el suficiente margen a la Consejería de Economía y Hacienda -se habla de unos 200 millones de euros- para dotar presupuestariamente a la estrategia de marras. No es un argumento muy sólido. En primer lugar está por ver que el Gobierno de Mariano Rajoy, y concretamente el Ministerio de Hacienda, atienda a las reclamaciones canarias de reducción del objetivo de déficit. Tal y como trata el equipo ministerial a esta comunidad -las últimas delicadezas proceden del ministro de Defensa, que ha tardado catorce meses en debatir en el Senado una moción sobre el Campo de Tiro de Pájara- presuponer una respuesta positiva quizás sea algo precipitado. Pero aun contando con la equívoca generosidad de Cristóbal Montoro resulta necesario aclarar que esta relajación tiene un carácter rigurosamente provisional y que en el próximo ejercicio presupuestario deberá ser compensada. Los 200 millones que se salven este año 2013 tienen su contrapartida en los 300 o 350 que deberán podarse en 2014: un esfuerzo fiscal que es imposible ejecutar sin afectar brutalmente a los sistemas públicos educativos y sanitarios. Como las previsiones sobre la actividad económica son harto negativas -mayor destrucción del tejido empresarial, 400.000 desempleados a comienzos del próximo año, consumo deprimido hasta las lágrimas- no es razonable esperar obtener mayores recursos por la vía impositiva, sino más bien lo contrario. Quizás por eso mismo Inés Rojas se dedica, ante los parlamentarios, a pasar humo de una retorta a otra, mientras gana un tiempo que no tiene, que no tenemos, y los ministros falderos de Rajoy proclaman, con una desvergüenza que linda con lo criminal, que ya estamos saliendo de la crisis económica, que se ve la luz al final del túnel, que el pesimismo, parados, indigentes, desahuciados, expulsados de la universidad, científicos desprogramados, empresarios arruinados, clases medias esquilmadas, perdedores todos, el pesimismo ya es definitivamente cosa del pasado.