X
EDUCACIÓN >

José Miguel Pérez: “El único problema de los comedores de verano ha sido el PP”

   

EFE | Santa Cruz de Tenerife

El vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Educación, José Miguel Pérez, manifestó hoy que el único problema que ha encontrado para poner en marcha los comedores escolares en verano ha sido el Partido Popular, “que quiso tumbar esta medida”.

Pérez, que respondió en comisión parlamentaria a una interpelación del PP, aseguró que es falso que la decisión de abrir los comedores escolares en verano para garantizar la alimentación de los niños cuyas familias tienen problemas económicos no ha sido una medida improvisada ni se ha puesto en marcha sin haber realizado un diagnóstico sobre las necesidades.

“El único problema ha sido el Partido Popular, que intentó tumbar la medida” y pretendía que la Consejería entregara el dinero previsto a los ayuntamientos para sus programas de verano, lo que ha sido rechazado por la Federación Canaria de Municipios (Fecam), afirmó el consejero.

La interpelación del PP, que se refería a la utilización de los comedores para garantizar la alimentación de los escolares, fue defendida por la diputada Maribel Oñate, quien afirmó que la apertura en verano es un parche y reclamó al consejero que articule un plan integral para septiembre que incluya desayunos y menús de calidad para todos los alumnos.

Oñate afirmó que Canarias fue la comunidad autónoma española que más ha subido el precio del menú escolar en el presente curso, con un incremento superior al 30 por ciento, lo que obligó más tarde a la Consejería a “repescar” con nuevas subvenciones a lo largo del curso al 20 por ciento de los alumnos que quedaron excluidos por razones económicas.

La diputada del PP afirmó que la administración autonómica “ni siquiera dispone de un diagnóstico preciso” sobre las familias con problemas económicos para acudir a los comedores.

El consejero contestó que es falso que la subida de la tasa de comedores escolares en Canarias haya experimentado la subida más alta de España, así como que no exista un diagnóstico sobre las necesidades o que la apertura en verano haya sido una medida improvisada.

Pérez afirmó que las tasas de los comedores escolares canarios están entre las más bajas de España y dijo que se han subido las ayudas para las familias con necesidades en un 11 por ciento.

La subida del menú escolar de 2,10 euros a 3 euros ha afectado al 15 por ciento de los 71.000 alumnos que usan ese servicio, aquellos cuyas familias pueden pagarlo, pero subrayó que el coste real es de 12 euros.

Los demás alumnos tienen subvencionado total o parcialmente el coste, dijo el consejero, de manera que ningún niño queda excluido por razones económicas.

A partir del uso que se hace de los comedores escolares se ha hecho el diagnóstico para calcular las necesidades de abrirlos en verano, en colaboración con todos los centros educativos.

De esa manera, para este verano están garantizadas las plazas seguras a los alumnos que no pueden pagar el comedor escolar, dijo José Miguel Pérez, mientras que el servicio complementario de inmersión lingüística que se va a prestar está abierto a todos los niños.

Explicó que su Consejería se ha coordinado para implantar este programa con ayuntamientos “de todo signo político” y los municipios han colaborado estrechamente y van a complementar en muchos casos las actividades de verano en los colegios.

“No ha sido una medida improvisada”, insistió el consejero, aunque admitió que pueden surgir dificultades porque es la primera vez que se implanta, se necesitan recursos y es preciso coordinarse con las administraciones locales.

El consejero indicó que la apertura de los comedores en verano es la prolongación de las actuaciones que se han realizado durante el curso para que todos los niños accedan al comedor escolar.

“Esta es una buena iniciativa, como lo ha sido durante el curso subir las subvenciones para que ningún niño quede fuera de los comedores”, insistió el consejero, quien defendió la calidad de los menús, tanto desde el punto de vista sanitario como nutricional, por lo que rechazó que el PP ponga en duda lo que funciona bien.

Se eleva a 455.000 euros la partida de contratación
La Consejería regional de Empleo ha elevado de 300.000 a 455.000 euros, más de un 50 %, la partida destinada a contratar a los monitores de los colegios públicos que abrirán julio y agosto dentro del programa de comedores escolares de verano. Su titular, Francisca Luengo (PSOE), dijo ayer que este programa extraordinario impulsado por el Gobierno autonómicos, que incluye clases de inglés a los menores, permitirá contratar a 338 jóvenes desempleados y dar formación en idiomas y un servicio de comedor a alumnos de familias con menos recursos. De los 338 contratados, 21 desempeñarán su trabajo como coordinadores y 317 como monitores, con un salario neto, por el total de los dos meses, de 880 euros, según informaron fuentes de la Consejería. El plan de inmersión lingüística se llevará a cabo, pese a que algunos alcaldes del PP “no aportan nada”, apostilló Luengo, quien además apuntó que cumplirá tres objetivos: solucionar el problema de la alimentación de estos menores, ofrecer la enseñanza de idiomas y contratar a jóvenes desempleados.