X
economía >

“La crisis tiene solución y vendrá de los mercados internacionales”

   

Jose Carlos Diez y Daniel Lacalle Foro Camara de Comercio

José Carlos Díez y Daniel Lacalle durante el Foro Assap celebrado en la Camara de Comercio. | JAVIER GANIVET

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Hay solución a la crisis económica pero no procede de Europa. Ésta viene de otros mercados internacionales y de la propia capacidad de España para atraer capital extranjero. José Carlos Díez y Daniel Lacalle, dos de los gurús económicos con más proyección mediática e internacional del país, debatieron ayer sobre este asunto en el Foro Assap (Servicios Profesionales de Auditoría, Consultoría Fiscal y de Negocios) celebrado en la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.

En un interesantísimo debate sobre cuáles deben ser las políticas para salir de la agónica recesión económica, ambos expusieron sus “recetas” para iniciar la recuperación, generar dinamismo empresarial y empleo. Coincidentes en algunos aspectos, como en la capacidad de España para captar inversión extranjera o en la enorme administración pública del país, discrepan en otros como en el tratamiento que hay que darle a la banca. Lacalle opina, por ejemplo, que “rescatando un banco no se limpia el sistema” y asegura, de forma tajante, que “no se puede pedir el impago y más crédito al mismo tiempo. No conozco ningún caso de impago que no se haya llevado por delante a las pymes y en España”, indicó, “el 78% del valor añadido lo crean las pequeñas y medianas empresas. La crisis siempre la pagan las pymes y los ciudadanos y esto no va a cambiar”.

Por ello, Lacalle apuesta, en lugar de salvar a la banca, “que es un arma más del Estado”, por ponerle la “alfombra roja” al inversor de países como África, Asia, Oriente Medio o EE.UU.

Por contra, José Carlos Díez, insiste en que hay que poner ya la economía a crecer con un plan de estímulo fiscal “que tiene que venir de fuera” y que pasa por una reforma fiscal que ataque al impuesto de sociedades y al fraude fiscal. Igualmente, Díez, a diferencia de su colega, sí es partidario de hacer una quita (como hizo Islandia) y de hacer un plan para sanear a las familias y las empresas. “Realmente es lo que se está haciendo ya con la dación en pago”. En su opinión, a un banco no le “interesa” quedarse con una casa que al final no puede vender y en la que le van a entrar okupas. A diferencia de Díez, Lacalle apuntó que una quita al final generará más deuda y “no solucionará el problema”.

Ambos sí que coincidieron en que la administración pública española es “inmensa” y que hay que reducirla de alguna manera. Aún así, Lacalle indicó que “no hay que pensar en estos momentos en la deuda que se tiene, sino en el crédito que nos hace falta” y en este punto Lacalle volvió a insistir, una vez más, en que hay que “perder el miedo” a la inversión privada. Para que esto ocurra, indicó, “hay que acabar con las trabas burocráticas”. Crear una empresa en España, aseguró, “es un auténtico infierno, y esto hay que arreglarlo porque somos un potencial para invertir”.

Desde el punto de vista político, José Carlos Díez se mostró bastante más crítico y señaló que, aunque los economistas se pueden equivocar, “la generación que ha llevado a este país a la quiebra, no se quiere ir. Esto lo tenemos que asumir”, dijo.