X
sobre el volcán >

Más Facebook que Twitter – Por David Sanz

   

Que conste que es más una impresión que una certeza, pero creo no equivocarme si afirmo que La Palma es más de Facebook que de Twitter. No creo que haya razones especiales para que una red social esté más extendida que la otra en el caso concreto de la Isla, pero intuyo que en La Palma nos gusta tener más “amigos” que “seguidores”. Facebook es una herramienta más pausada, gráfica, que permite la reflexión y alimentar en cierta medida la curiosidad, mientras que el rabioso Twitter te obliga a permanecer más enganchado al sistema, hacer opiniones cortas e ingeniosas y su contenido es más textual que icónico. El otro día me comentaba un amigo que Facebook sustituía en cierta medida a las antiguas celosías de las ventanas de las casas, desde donde podías contemplar la vida del otro sin que te vieran. Bien es cierto que el espacio virtual se ha convertido en la nueva plaza pública y estar desconectado de las redes sociales hoy en día es perderte buena parte de lo que piensa, siente, padece y disfruta la sociedad. De alguna manera, las redes sociales se han convertido también en la nueva arena política, donde se cruzan los mensajes y las críticas de una y otra ideología. Y en este caso, en La Palma, también el sector político se ha volcado más en Facebook que en Twitter, donde la presencia es muy escasa, por no decir que casi nula. Por partidos, me atrevo a decir, con el rigor que puede dar mi percepción particular, que el Partido Popular se lleva de largo al resto de las formaciones políticas en cuanto a presencia en las redes sociales. La mayoría de los dirigentes del PP son muy activos en la Red y procuran tener actualizados sus perfiles continuamente. Muy por detrás van el PSOE y CC, no sé muy bien en qué orden, pero lo cierto es que, salvando algunas excepciones, la mayoría de los dirigentes de ambas formaciones no se han tomado muy en serio esto de la política 2.0. Es más, hay incluso destacados responsables que ni siquiera se han hecho un perfil. Quizá la cosa cambie cuando se vayan acercando las próximas elecciones, dado el poder viral que tienen las redes virtuales para transmitir los mensajes. Las administraciones públicas palmeras tampoco están muy puestas en esta materia. Los ayuntamientos, por ejemplo, salvando casos contados, viven de espaldas a la realidad virtual. El Cabildo, que hace sus pinitos, tampoco destaca por su presencia en las redes sociales.