X
adeje >

Las nuevas obras frente a Pueblo Canario indignan a comerciantes

   

Pueblo Canario Costa Adeje avenida cortada obras instalación gas

La calle estaba cerrada ayer, pese a que el Ayuntamiento ha dicho que el tráfico no se cortará. / NICOLÁS DORTA

NICOLÁS DORTA | Adeje

Los vecinos y comerciantes de Pueblo Canario, una de las zonas más antiguas de Playa de Las Américas, están indignados por el cierre de la calle principal que transcurre desde esta urbanización hasta el hotel Bouganville. “Hoy no han parado de preguntarme qué pasa”, comentaba a DIARIO DE AVISOS un joven operario que desviaba el tráfico a la altura del hotel Gran Tinerfe H10 y prohibía el acceso en línea recta excepto para los vehículos de carga y descarga.

Nuevamente hay obras en la zona. Esta vez se trata de la instalación de conexiones de gas para el hotel y negocios aledaños. El Ayuntamiento de Adeje, en convenio con la empresa Gas Canarias, es el responsable de permitir que se lleven a cabo los trabajos de instalación de tuberías, como se está haciendo en otra parte de Costa Adeje. Por ahí trascurrirá el gas aspirado a otros negocios. Pero eso no es el problema, todo lo contrario, es una ventaja para los que se adhieran al contrato, pues se ahorran más de la mitad en butano, como el caso de Pepe Rodríguez, que regenta la zumería Mariana, en pleno corazón de Pueblo Canario.

Pero hay formas de hacerlo; ayer nadie le avisó de que iban a colocar unas vallas y cerrar el tráfico. Tampoco a la comunidad de propietarios de Pueblo Canario, igualmente indignados ante “tanta desinformación” y la sorpresa de ver como las vallas impedían el paso a los coches.

Y es que los vecinos y comerciantes, los que quedan, tienen el recuerdo de hace siete años, cuando la remodelación del entorno acabó con el 80% de los negocios al estar cerrada al tráfico la calle. Tratar de peatonalizar la zona no ha sido una buena idea, pues todos insisten en que la presencia de coches es necesaria para que la gente compre.

Vecinos Pueblo Canario Costa Adeje indignados avenida cortada obras instalación gas

Vecinos y comerciantes llevan años soportando constantes obras. / N.D.


Falta de estacionamientos

La falta de aparcamiento sigue siendo un problema para una zona que intenta salir adelante pese a todo. Da la sensación de que las administraciones van por un lado y las demandas de los que viven y trabajan en la zona por otro. “Se ha abierto algún negocio, pero la clientela ha bajado de manera espectacular, sobre todo la española”, dice Pepe Rodríguez. Hasta su bar se acerca la dueña de la farmacia, el dueño de un estudio de fotografía, una perfumería y el propietario de un bar británico más algún cliente.

No entienden cómo otra a vez, en pleno verano, les plantan unas obras. “No estamos en contra de la instalación de gas, para nada, pero lo más justo es que no corten la avenida, que es donde pasan los coches porque si no seguiremos perdiendo más la clientela”, “habrá mejores maneras”, se preguntan. “Es terrible”, dice el vecino inglés.

“Hemos pasado tres años de constantes trabajos, muchos de los comerciantes que tenían sus negocios aquí cerraron y esta ha sido una zona próspera que se han cargado”, explican. “Y por mucho que digan, no hay aparcamientos, porque no hay manera de que los coches se puedan parar, sino deben ir a otros sitios a aparcar”, explican.

El Consistorio niega igualmente la carencia de aparcamiento en los alrededores

A pesar de que ayer la calle estaba cortada, el Ayuntamiento de Adeje niega que se haya cortado al tráfico. “El tráfico seguirá como siempre y se picará para colocar las tuberías por la acera, por un lado, no por el carril de los coches”, manifestó a este periódico el concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Adeje, Gonzalo Delgado, quien niega igualmente que la zona carezca de aparcamientos, pues existen, a su juicio, varios que están disponibles.

“Lo malo no es cuando empiezan las obras sino cuando acaban. Nos han dicho veinte días, otros un mes y no sabemos lo que pasará”. “Y todo en pleno verano”, insisten los afectados. “Nadie nos ha venido a decir que la calle se cortaba”, concluyen.