X
santa cruz >

El pago de la PCI en Santa Cruz crece el 88% en apenas seis meses

   

taller de integración para  Prestación Canaria de Inserción (PCI)

Es imprescindible acudir a talleres formativos para recibir la PCI. / S. M.

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El fin con el que fue creada la Prestación Canaria de Inserción (PCI) fue el de lograr la integración social, económica y laboral de las personas con mayores dificultades y que se encuentran en una situación de mayor desigualdad social respecto a otras personas. Sin embargo, la prolongada situación de crisis y los crecientes niveles de desempleo han convertido en la práctica a esta prestación en el último asidero al que se agarran miles de canarios después de que la ayuda por desempleo se acabe. Este hecho es constatable en todos los municipios canarios a través de los datos de trámite y concesión de estas ayudas en los Ayuntamientos, aunque sea el Gobierno de Canarias quien la financie.

En el caso de Santa Cruz de Tenerife, ya en 2012 se produjo un incremento de las PCI solicitadas en 298 con respecto al año anterior para situarse en 615; otras 624 se contabilizaron como tramitadas; 485 resueltas y, por último, los expedientes nuevos en nómina, es decir, las personas que comenzaron a cobrar la prestación, alcanzaron las 302. Esta última cifra ha experimentado en lo que va de 2013 un crecimiento espectacular al compararse con 2012, alcanzando las 568, o lo que es lo mismo, un aumento del 88% en apenas seis meses. El importe medio de esta ayuda ronda los 400 euros.

El crecimiento en el número de demandas, así como la rapidez con la que el personal del IMAS encargado de la tramitación de las solicitudes y contratado de nuevo en el mes de marzo por el Gobierno de Canarias, explica el aumento tan notable del cobro de este subsidio por parte de los vecinos de Santa Cruz.

La concesión de estas ayudas está condicionada a la realización de un Plan de Actividades de Inserción (PAI) para todas aquellas personas que integran la unidad de convivencia de la persona solicitante, una cifra que en 2012 alcanzó las 582 unidades en Santa Cruz y una inversión total de 1.901.055,77 euros.

Características

Los perceptores de PCI han ido cambiando su perfil de forma que, al de madres solteras, sin formación específica y sin ingresos de ningún tipo, se ha añadido el de hombres separados, con hijos y que han visto que acabada la prestación por desempleo tienen que recurrir a la petición de esta ayuda ante la imposibilidad de encontrar trabajo. En la capital, en 2012, los hombres fueron protagonistas de los talleres de promoción personal y empleabilidad a los que están obligados a acudir los perceptores de la ayuda. Se realizaron 42 talleres, 174 sesiones y unas 1.225 personas se beneficiaron de estas iniciativas.

La efectividad de la PCI así como la menguante financiación que el Gobierno regional da a las mismas es la principal crítica de expertos como los trabajadores sociales, opinión asumida por la propia consejera de Bienestar Social, Inés Rojas, que reconocía que “la PCI está dirigida a un grupo social muy específico y no a gente formada y que necesita inserción laboral y no social”.


Experiencia piloto

‘Aprender para vivir mejor’

Uno de los talleres que imparte Santa Cruz es el de Aprender para vivir mejor, que ya va por su tercera edición y que nació con vocación de llegar a todos los distritos de la capital. De momento solo se imparte en la Unidad de Trabajo Social (UTS) de Ofra, en la que Sonia Rodríguez es la educadora responsable del mismo y confirma el éxito que esta experiencia está teniendo: “La mayoría de las personas que asisten no vuelven a recurrir a los servicios sociales, adquieren las herramientas suficientes para alejarse del clientelismo de pedir ayudas”.

Este año han sido 48 las personas que han pasado por este taller y confía su responsable en que se puedan ofrecer iniciativas similares en el resto de UTS, “no en todas hay educadores y eso lo hace más difícil pero si en un futuro se destina más personal se podrán acoger más iniciativas de integración social y laboral como esta”.