X
güímar >

Ponen a punto las desaladoras portátiles del polígono industrial

   

Desaladora portatil de Güímar  el consejero Jesús Morales, el gerente del Consejo Insular de Aguas de Tenerife, José Fernández Bethencourt y representante de Aqualia

Jesús Morales, en el centro de la fotografía, durante la visita al polígono industrial. / DA

DIARIO DE AVISOS | Güímar

El consejero de Aguas del Cabildo, Jesús Morales, acompañado por el gerente del Consejo Insular de Aguas de Tenerife (Ciaft), José Fernández Bethencourt y representantes de la empresa Aqualia realizaron el una visita para comprobar la puesta a punto de las desaladoras portátiles, ubicadas en el polígono Industrial de Güímar ante su inminente puesta en marcha de cara al período veraniego.

Cada una de estas desaladoras portátiles dispone de una capacidad de 1.000 metros cúbicos al día por lo que su aportación al balance hidráulico en la zona del valle de Güímar durante el periodo estival es fundamental para aumentar la oferta de agua y minimizar así la posible escasez en una época donde el consumo se ve aumentado considerablemente por las características de las poblaciones costeras como el Puertito de Güímar, las Caletillas y el casco de Candelaria. “Todas ellas aumentan en población y por tanto en demanda de agua”, explicó Morales.

El consejero estima que con solo 1000 metros cúbicos por día, la aportación al balance hidráulico de la zona representaría en torno al 17% más del agua que por lo general se consume entre Arafo y Güímar, por lo que es una cantidad apreciable. “Estas desaladoras se irán usando alternativamente en función de las necesidades”, explicó Morales que añadió que, dado que el gestor del servicio municipal de aguas de los municipios de Candelaria, Güímar y Arafo es el mismo, Aqualia, se facilita la colaboración entre la empresa y el Ciatf. “Estamos poniendo a disposición del gestor la infraestructura sin ninguna retribución a cambio por su uso, excepto aquellos costes derivados del consumo eléctrico y del mantenimiento de las mismas”, aclaró.

Estas desaladoras portátiles que, en su momento se ejecutaron con fondos europeos y con una inversión próxima a los 1.800.000 euros, incluyendo la obra civil de las impulsiones, los pozos de captación de agua de mar, la instalación eléctrica, el tele control, etc., y los módulos de desalación son fundamentales para la isla.

Además de estas dos desaladoras en el Polígono Industrial de Güímar se dispone de otras, con idéntica capacidad, en el Polígono Industrial de Granadilla y otra anexa a la desaladora de Santa Cruz.