X
meteorología >

Las temperaturas estivales serán algo más frescas que las de 2012

   

EFE | Las Palmas de Gran Canaria

Canarias tendrá “un verano normal”, con temperaturas similares a las habituales, aunque probablemente más frescas que las del año pasado y el anterior, cuando se registraron varias olas de calor, según los pronósticos que maneja la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El delegado de la Aemet en Canarias, Óscar García Colombo, ha precisado que, si bien se espera que, en principio, las temperaturas sean más suaves que en 2011 y 2012, no se descarta que pudiera registrarse algún episodio de ola de calor.

Las precipitaciones registradas en las islas durante los últimos meses permiten una vegetación más verde, por lo que existe menos riesgo de incendios forestales que el año pasado, ha explicado García Colombo durante una rueda de prensa sobre el análisis climatológico de 2013, el balance hídrico hasta el 17 de junio y la predicción estacional para el trimestre julio-septiembre

La primavera de 2013 puede ser calificada como húmeda, con una precipitación total promediada sobre Canarias de 89,5 litros por metro cuadrado, lo que da un promedio mensual de 29,8 l/m2 por mes cuando la media mensual habitual, es de 24,7 l/m2.

El trimestre marzo-abril-mayo de 2013 ocupa el puesto número 20 de los más lluviosos de entre los últimos 69 años, pero ha sido mucho más húmedo que el de 2012, cuando solo se registraron 11,5 l/m2 de media mensual, o lo que es lo mismo, 34,5 l/m2 de precipitación en el total trimestre.

Si se atiende a la lluvia acumulada desde el día 1 de octubre, las abundantes precipitaciones caídas durante octubre, noviembre y marzo compensan lo suficiente lo seco del resto de los meses y hacen que en el conjunto del archipiélago la precipitación registrada sea prácticamente igual a la que cabría esperar según la media del periodo de referencia (1981-2010).

La distribución de las precipitaciones no ha sido uniforme en todo el territorio y, mientras que en general en las islas occidentales la cantidad recogida ha sido algo superior a lo normal, en las islas orientales la precipitación acumulada ha sido inferior a la media del periodo de referencia.

No obstante, en la zona norte de Lanzarote y en las medianías del norte de Gran Canaria sí se han alcanzado e, incluso, superado estos valores.

Del análisis de los datos recogidos se puede observar que la isla donde el déficit de precipitación acumulada desde el 1 de octubre es mayor es Fuerteventura, donde no se supera el 75 % de la media de precipitación en ninguna zona.

Tampoco en la mayor parte de Gran Canaria se supera este valor mientras que las islas más húmedas han sido El Hierro y La Palma.

En cuanto a las temperaturas, el trimestre de marzo a mayo de 2013 ha sido en el conjunto del archipiélago más cálido de lo normal, con una temperatura media de 17,3 grados, lo que supone 0,9 grados por encima del valor medio normal, por lo que puede considerarse como “muy cálido”.

En todo el archipiélago se registran temperaturas superiores a la media, pero mientras esta anomalía de temperatura es inferior a 1 grado centígrado en la mayor parte del territorio, es superior a 1 grado en amplias zonas de Gran Canaria, Tenerife y el este de Fuerteventura.

En relación con la evolución de las temperaturas a lo largo del trimestre, se destaca que el mes más cálido es el de abril con una anomalía de +1,9 grados centígrados con respecto al periodo 1981-2010.

De hecho, el mes de abril de 2013 con una temperatura media 17,9 grados centígrados, es tercer abril más cálido de toda la serie histórica, solo superado por los de los años 1961, con 18,0 grados de temperatura media, y 2008, que con una temperatura media de 18,5 grados ocupa el primer puesto de la serie. La temperatura media del mes de marzo fue de 16,4 grados (anomalía de +0,6º) y la de mayo de 17,6 grados (anomalía de +0,3º).

Llama la atención que el mes de abril haya sido más cálido que el mes de mayo, cuando en general la climatología de las islas marca que la temperatura media de mayo suele ser superior a la de abril en algo más de un grado.

Este hecho anómalo esta motivado principalmente por dos factores. Por una lado, el episodio de muy altas temperaturas, para la época en que ocurre, entre los días 17 y 26 de abril.

El otro factor que contribuye a que el mes de abril sea más cálido que el de mayo es que, aunque a primeros de mayo se produce otro ligero episodio cálido, durante la segunda quincena de este mes se registran valores de temperatura inferiores a lo que es habitual.