X
ciclismo > Tour de Francia

Todos contra Froome y su Sky

   

Cristopher Froome y sus compañeros son, a juicio de todos los directores de equipo, los ciclistas que llegan mejor preparados a la prueba gala. / EFE

Cristopher Froome y sus compañeros son, a juicio de todos los directores de equipo, los ciclistas que llegan mejor preparados a la prueba gala. / EFE

EFE | Madrid

El Tour de Francia comienza hoy su centésima edición con una etapa totalmente plana, disputada al borde de las playas de la isla de Córcega y que a buen seguro está destinada a un llegador.

Los 213 kilómetros de la jornada no presentan dificultades y ni el viento parece que vaya a ser demasiado obstáculo para impedir una llegada masiva.

Si se cumplen los pronósticos, será la primera vez que un esprínter se vestirá de amarillo en la etapa inaugural, ya que los organizadores han renunciado al tradicional prólogo o a una etapa con final en alto, como había sucedido en los últimos años.

La etapa servirá también para inaugurar el recorrido corso del Tour de Francia, al que solo quedaba este departamento francés por atravesar.

El Tour de Francia de este año, que tendrá al todopoderoso Sky de Chris Froome como principal favorito, presenta un recorrido con cuatro finales en alto, Ax 3 Domaines (8ª), Mont Ventoux (15ª) Alpe d’Huez (18ª) y Le Semnoz (20ª), y tres cronometradas: una por equipos (4ª) y dos individuales (11º y 17ª), que sumarán 90 kilómetros, mientras que los puertos de categoría especial, de 1a y 2a serán 28.

En ausencia de grandes colosos, como el Galibier o el Tourmalet, las principales novedades serán el doble ascenso a Alpe d’Huez en los últimos 54 kilómetros de la decimoctava etapa y el final nocturno en París.

Armstrong, polémico

“Ganar el Tour de Francia sin doparse es imposible”, según el exciclista estadounidense Lance Armstrong, quien aseguró al diario Le Monde que no se considera el “inventor” de esa práctica por la que fue despojado de sus siete victorias en la prueba. “Es imposible ganar el Tour de Francia sin doparse. Porque el Tour es una prueba de resistencia en la que el oxígeno es clave”, declaró Armstrong al vespertino.

“De acuerdo con que se borre mi nombre del palmarés, pero el Tour se celebró entre 1999 y 2005, ¿verdad? Pues tendrá que haber un ganador. ¿Quién es? Nadie se ha presentado para reclamarme mis maillots”.

Inmediatamente a la publicación de la entrevista, Pat McQuaid, presidente de la UCI, negó “categóricamente” que las declaraciones del corredor fueran ciertas.