X
TRIBUNA >

Un año de la declaración por la convivencia – Por Fernando Clavijo

   

La convivencia, la paz social y el entendimiento deben ser las premisas básicas si queremos salir adelante, especialmente en tiempos como estos. Porque está demostrado que es la colaboración y no la competencia lo que hace avanzar a las sociedades.

Con este espíritu nació en La Laguna una iniciativa sin precedentes: la Comisión Ciudadana para la Convivencia, cuyo mayor valor reside, precisamente, en que son los propios ciudadanos, entidades y colectivos representativos de todos los sectores, de manera altruista, quienes debaten, ponen en valor, discuten y asumen las normas básicas que deben regir en este municipio para poder vivir bajo las premisas de la libertad propia y el respeto a la del prójimo.

En este fructífero y necesario encuentro de ideas se gestó la Declaración de La Laguna por la Convivencia, un documento que ayer cumplió su primer año de vida y que fue entregado por la Comisión Ciudadana a la Corporación en un acto que se celebró el 27 de julio de 2012, coincidiendo con la festividad del compatrono de La Laguna, San Cristóbal y la celebración del aniversario de la fundación de la ciudad.

La Declaración de La Laguna por la Convivencia es mucho más que un código ciudadano, puesto que engloba todos los aspectos que habitualmente han generado desacuerdo entre los vecinos. Como bien explica el propio documento, que fue dado a conocer a los vecinos tras su firma y presentación, se trata de “sustentar y difundir un discurso, en gran medida, nuevo en el tono y en los contenidos. Entender el civismo es una muestra clara de responsabilidad, de convivencia y de afecto hacia el municipio donde se vive, en la ciudad, en el barrio o en el núcleo aislado, en la costa o en el interior”.

Un discurso que, durante este año, se ha trasladado a iniciativas tan importantes como el proyecto Acércame, y con el que se ha hecho un importante esfuerzo pedagógico en torno al civismo y a la calidad de vida en todo el municipio ya que, en particular, ha intentado hacer comprender las razones que justifican las prohibiciones, con una visión positiva de las cosas que pone de relieve los beneficios que derivan para la comunidad de las regulaciones y actuaciones en torno a la materia. El documento, por tanto, no tiene un carácter restrictivo, aunque contenga las lógicas normas necesarias para la convivencia diaria y el respeto al ciudadano. Nació, en cambio, como un “compromiso de futuro”, un conjunto de medidas beneficiosas que contienen un importante esfuerzo pedagógico en torno al civismo y a la calidad de vida en todo el municipio y que, en particular, trata de explicar con claridad las razones que justifican las prohibiciones, con una visión siempre positiva, reconociendo los derechos que todos los ciudadanos, sin excepción deben tener.

Con motivo de este primer aniversario quiero recordar que nuestro mayor valor es la gente. Laguneras y laguneros que siempre han estado comprometidos con su entorno y que, a lo largo de estos más de cinco siglos de existencia, ha preservado los valores que nos han hecho únicos. Esta es solo una muestra más de esa corresponsabilidad y madurez de los ciudadanos de este municipio único y quiero felicitarlos doblemente: por mantener el espíritu que nos ha hecho grandes y por seguir siendo parte fundamental del futuro de esta tierra. Enhorabuena.

*ALCALDE DE SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA