X
TECNOLOGÍA >

Apple conspiró para subir los precios de los libros electrónicos, según jueza

   

EFE | Nueva York

Una jueza federal de Nueva York falló este miércoles que Apple conspiró con varias editoriales para subir los precios de los libros electrónicos, en violación de las leyes antimonopolio, y el gigante tecnológico anunció que apelará esa resolución.

La decisión de la magistrada Denise Cote supone una victoria para Amazon, que arrasaba en el mercado con sus ciberlibros a 9,99 dólares (7,7 euros) y que vio cómo el precio de algunos libros electrónicos llegó a subir a 14,99 dólares (11,7 euros).

“Las editoriales conspiraron unas con otras para eliminar la competencia de precios entre minoristas y subir los precios de los libros electrónicos, y Apple desempeñó un papel central para facilitar y ejecutar esa conspiración”, resolvió hoy la juez en su fallo.

Inmediatamente después, el gigante tecnológico anunció que apelará la decisión de la magistrada.

“Apple no conspiró para subir el precio de los ciberlibros, y vamos a seguir luchando contra estas acusaciones falsas”, informó la compañía de la manzana mordida en un comunicado remitido a Efe.

La demanda, presentada en 2012 por el Departamento de Justicia de EE.UU., acusó a Apple y a varias editoriales de provocar con su supuesta conspiración que los consumidores pagasen “decenas de millones de dólares más” por sus libros electrónicos.

El juicio se celebró solo contra el gigante de Cupertino, ya que las cinco editoriales implicadas, Penguin, MacMillan, Simon & Schuster, Hachette y HarperCollins, llegaron a acuerdos con la Justicia para evitar la condena.

Las editoriales empezaron a decidir el precio de los libros electrónicos y supuestamente se confabularon para subir el importe, con lo que impidieron que Amazon pudiera seguir vendiendo sus “gangas” a 9,99 dólares, según el Departamento de Justicia.

La tienda por Internet puso en marcha esa táctica en 2007 para atraer consumidores a su lector Kindle y gracias a ella se convirtió en líder indiscutible del mercado, pero las editoriales temieron que provocase también una caída en los precios de las obras impresas.

Según la querella, ante la salida al mercado del iPad en 2010 y su tienda de libros electrónicos iBookstore, las editoriales “se unieron con Apple, que compartía el mismo objetivo de limitar la competencia en la comercialización de libros electrónicos”.

El pacto surtió el efecto deseado ya que los éxitos de ventas pasaron de venderse en su edición digital a 9,99 dólares a entre 12,99 (10,1 euros) y 16,99 dólares (13,2 euros), lo que provocó que la cuota de mercado de Amazon bajase notablemente, según la demanda.