X
BIENMESABE >

Baraja trucada – Por Miguel L. Tejera Jordán

   

Doña Elena Valenciano, secretaria de Organización del PSOE, me ha hecho caso en una cosa, pero no en las restantes. Me ha obedecido en lo de ir más a menudo a la peluquería. Ahora luce un pelo ordenadito, no como hace unas semanas, cuando su cabello se parecía a un estropajo de esparto recién usado en fregar paelleras. Cuestiones estéticas a parte, sigue diciendo tonterías, cuando es obvio que ya tiene añitos para sentar la cabeza. Doña Elena ríe a carcajadas cuando el juez Ruz le mete caña al PP, bien por el caso Gürtel, bien por el asunto de Bárcenas, pero acto seguido deplora que la jueza Alaya le dé gorrazos a los jefes de su PSOE del alma en Andalucía. Según doña Elena, la jueza doña Mercedes Alaya imputa a la exministra socialista doña Magdalena Álvarez, exconsejera de Fomento de la Junta de Andalucía y actual vicepresidenta del BEI (Banco Europeo de Inversiones) por el asunto de los ERE, “marcando el ritmo de la agenda del PSOE andaluz”, que, como se sabe, anda metido estos días en un proceso de primarias para buscarle descendencia al presidente Griñán. Y no, así no, doña Elena. Aquí, o jugamos todos, o rompemos la baraja. Usted no puede marcar ni trucar los naipes. Vale que se ría del PP cuando Ruz le da caña, pero no llore usted, amargamente, cuando la señora Alaya le meta mano al PSOE.

Y ojo al parche, que yo no estoy defendiendo al PP. Aunque tampoco al PSOE. Ya sabe lo que pienso de ustedes: que son el mismo perro con distinto collar, azul con gaviota la correa del can pepero y rojo con rosa el de los/las sociatas como usted. A decir verdad, un servidor tiene la fundamentada opinión de que en España no hay celdas suficientes para enchironar a políticos de todos los partidos.

Tampoco disponemos del perfume de lavanda suficiente para mitigar el mal olor que desprenden las deposiciones de sus respectivos sabuesos. Ya dije el domingo pasado que esta partitocracia apesta. Huelen mal PP, PSOE, CiU, PNV, BNG, CC, IU, UpyD y todos los partidillos de esta España de pillos. Como huelen mal todos los sindicatos, los banqueros, muchos grandes empresarios y, hasta si me apura, unos cuantos jueces.

El abecedario está tocado. La “B” cuenta con Bárcenas o Blesa, pero no se olvide de Blanco… La “P” está repleta de Pujoles, la “U” de Urdangarin, la “A” de Álvarez o la “C” de Correa. Y, así, de la A a la Z, sin excepciones.

¡Que tenga buen día, doña Elena!