X
tenerife>

El Cabildo retoma la tala de pinos sobrantes en el monte

   

monte de pinos

La alta densidad en los montes impide que se desarrolle el pinar con normalidad por eso se llevan a cabo las claras para permitir el crecimiento de nuevos ejemplares. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

La selvicultura es el conjunto de técnicas que se ocupa del cuidado y mantenimiento de las masas forestales. Mediante estas se pueden establecer las medidas para reconducir masas forestales artificiales (por ejemplo, repoblaciones) a una situación ecológica óptima. En el caso del pino canario de Tenerife, la selvicultura está orientada a llevar las antiguas repoblaciones de pino canario hacia una naturalización progresiva, que les confiera estabilidad y sobre todo que asegure su continuidad y pervivencia. Una clara es un tratamiento sobre la vegetación forestal (selvícola) que consiste en cortar los individuos “sobrantes” en un monte para estimular su crecimiento. La eliminación de parte de los árboles que ahora forman la masa permitirá crear huecos para favorecer la germinación de los piñones y el nacimiento de nuevos individuos. Para ello se cortarán los pinos mas débiles y de menor diámetro (claras por lo bajo) dejando siempre los mejores ejemplares.

Según detalla Ana Lupe Mora, consejera insular de Medio Ambiente, Sostenibilidad Territorial y Aguas del Cabildo de Tenerife, el pasado viernes se iniciaron en el monte de Mamio, Leres y Monteverde (Monte de Utilidad Pública 22) de La Orotava, los tratamientos selvícolas de claras de pino canario que permitirán mejorar sustancialmente el estado de las masas de pinar procedentes de repoblación de esta zona. Este monte fue repoblado con pino canario entre los años 1955 y 1960. La cantidad de pinos que se plantaron por cada hectárea fue muy elevada, con el fin de conseguir una rápida cobertura del terreno. De esta forma se protegía el suelo se evitaba la competencia del matorral en las primeras fases del desarrollo de la masa. Posteriormente estas repoblaciones se abandonaron por las Administraciones y no se llevaron a cabo los tratamientos selvícolas necesarios. Estos tratamientos la eliminación mediante corta de parte de esos árboles (aclareo y primeras claras). Debido a esto, actualmente la competencia entre los pies de pino canario es enorme, que pueden poner en peligro su propia persistencia.

La tala se lleva a cabo de forma controlada por los operarios del Cabildo de Tenerife. | DA

La tala se lleva a cabo de forma controlada por los operarios del Cabildo de Tenerife. | DA

ALTA COMPETENCIA
Desde que el Cabildo de Tenerife se hizo cargo de la gestión de los montes de Tenerife en 1998, ha contratado la ejecución de numerosas claras de pino canario pero la falta de financiación en los últimos años ha hecho que tuvieran que abandonarse. Durante la ejecución de dichos trabajos, la opinión pública y los grupos ecologistas fueron muy críticos ya que no entendían por qué se estaban cortando los pinos autóctonos. Tanto en el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural de Corona Forestal, como en el Plan Forestal de Canarias recogen entre sus objetivos la mejora selvícola de las áreas arboladas.

En el momento actual, existe una masa en la que la cantidad de árboles es excesiva, estableciéndose una fuerte competencia por los nutrientes del suelo, y de forma especial por la luz. El exceso de densidad provoca copas poco densas que producen pocas piñas, insuficientes para la regeneración natural. Todos los árboles tienen prácticamente la misma edad y aunque han alcanzado la madurez que les permite producir piñas con semillas óptimas para reproducirse, la regeneración del pinar de forma natural, es inexistente.

La clara eliminará prácticamente el 60% de los árboles en la superficie tratada, pasando del espaciamiento medio entre pinos actual de dos y tres metros, a tener una distancia entre ellos de cinco a seis metros.