X
Educación >

El concurso para renovar las aulas prefabricadas queda desierto

   

J. L. C. | Santa Cruz de Tenerife

Cuatro meses después de que la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias publicara la licitación del concurso para renovar los 78 módulos prefabricados en centros escolares que tiene en régimen de alquiler, el BOC publicaba que este quedaba desierto “por no cumplir la única oferta presentada en plazo y forma, las especificaciones técnicas del pliego en lo referente a las aulas, dado que su capacidad es inferior a la prevista en el pliego, no siendo útil para cubrir las necesidades y finalidad previstas”.

Esta circunstancia, según explicaron al DIARIO fuentes de la consejería, provocará que se tenga que abrir un procedimiento negociado para lograr la mejora de estos módulos, muchos de los cuales se encuentran en muy malas condiciones. Ello, dadas las fechas en las que nos encontramos, podría provocar un serio contratiempo para los centros afectados, ubicados la mayor parte de ellos en la provincia de Las Palmas. Pese a todo, en Educación confían en que este impedimento no afecte al inicio del próximo curso escolar el mes de septiembre, aunque reconocieron que la supresión de la partida que el Estado destinaba a estas obras en el Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC) ha obligado a buscar nuevas fórmulas de financiación alternativa para finalizar los trabajos ya en marcha y para acometer otros nuevos.

De hecho, la licitación de la contratación administrativa de suministro, instalación, arrendamiento y traslado de aulas prefabricadas, con opción de compra, para centros escolares no universitarios de Canarias, cuenta con un presupuesto de seis millones de euros, excluido el IGIC. Hasta el curso pasado, más de 2.500 alumnos escolarizados en el sistema público recibían sus clases en aulas modulares, una cifra inferior a la contabilizada hace tres años, cuando había más de 3.300 estudiando en estas aulas.