X
AL GOLPITO >

Doble esfuerzo – Por Rafael Lutzardo

   

La actual crisis económica con la que ya llevamos conviviendo casi siete años de sufrimiento y dolor sigue su curso manipulador por los sistemas políticos. Los brutales recortes impuestos por los vecinos europeos, especialmente por la canciller alemana, Angela Merkel, motiva muchas incógnitas de cara a un futuro esperanzador. Pese a que el Gobierno de Mariano Rajoy se esfuerza en decir que ya estamos saliendo del “pozo”, lo cierto es que cada día son más las empresas que cierran y mucho mayor el número de parados en toda España. Por si fuera poco, la corrupción política destapada en este comienzo de siglo XXI en España, nos deja poco margen de confianza en las clases políticas, donde muchos de ellos no están preparados para llevar una cartera ministerial de un país que presume ser pluralista, dentro de un estado democrático de derecho. Lo cierto es que entre la corrupción y las medidas de austeridad recomendadas por algunos países en crisis no propician recuperación, sino todo lo contrario. ¿Al final quién o quiénes son los que pagan estos desperfectos ambiciosos y corruptos, motivados por las clases políticas y también por la comodidad de algunos países de vivir por encima de sus posibilidades? Pues sencillamente el pueblo llano. La clase media, ya desaparecida del organigrama de la comunidad europea. En lo que respecta a las autonomías, Canarias no queda exenta de los efectos esos tentáculos brutales y mortales de la actual crisis económica, afectando todo el organigrama del bienestar social de Canarias, y, de necesidad imperiosa para la calidad de vida de todos los canarios. Pese a todos esos desproporcionados recortes y las subidas abusivas de los impuestos por exigencia de nuestros gobernantes, nuestra Sanidad Pública sigue siendo la envidia de Europa. No hace mucho tiempo fui operado en el Hospital Universitario de Canarias, no sin ante estar en lista de espera casi un año, pero mereció la pena. Desde que ingresé, poco tiempo, hasta que fui dado de alta, fui bien atendido. Estuve en la planta 2ª -par, habitación 224. La labor que realizan las enfermeras/os y auxiliares clínicos es encomiable y digna de destacar. Trabajan una cantidad de horas increíbles, realizando el trabajo que anteriormente hacían cinco profesionales o más. Anaga; Enma y Estefanía, porque no me dio tiempo de conocer al resto, son profesionales ejemplares.

De igual modo, celadores, admirativos, personal de limpieza, cocina y mantenimiento. Por supuesto que no me olvido de los médicos especialistas. Ellos también tienen un lugar importante dentro de la Sanidad Pública Canaria. Pero hoy quiero rendir homenaje al personal de enfermería y auxiliares clínicos de toda Canarias, especialmente de la planta 2ª -par del Hospital Universitario de Canarias.