X
sociedad>

Los exploradores canarios de ‘Africa Andando’ ya están en casa

   

los jóvenes de áfrica andando

Los 20 jóvenes han estado 17 días recorriendo Marruecos. | DA

G. D. M. | Santa Cruz de Tenerife

La expedición de la quinta edición del programa África Andando ha concluido en estos días. Después de 17 jornadas, el grupo de 20 jóvenes de las Islas que viajó a través de esta iniciativa de origen canario a Marruecos regresó con muchas vivencias, anécdotas y, con toda seguridad, un sentimiento nuevo hacia nuestros vecinos africanos.

Es fácil comprobarlo. Su web recoge tanto el cuaderno de bitácora de la aventura como las sucesivas y espontáneas impresiones de sus exploradores, además de imágenes y múltiples referencias a la cultura que les ha acogido y a la interacción de los participantes.

“La primera vez que estuvimos todos los expedicionarios juntos, marroquíes y canarios, pensábamos que iba a ser difícil el contacto, porque nuestra religión y cultura son diferentes; pero solo un día bastó para que empezáramos a conocernos y enseguida iniciamos una relación de amistad”, dicen Zakaria Nouaamane y Mounib Elboujbaoui, dos de los jóvenes del otro lado. Mientras, el canario Guillermo Pérez Álamo define la experiencia así: “Hoy me he levantado en un país diferente. He abierto los ojos y una sensación indescriptible me ha invadido. Es imposible imaginar lo que se siente al haber estado dos semanas inmerso en otro mundo”.

Son dos testimonios cogidos al azar de la profunda experiencia que han vivido cerca de medio centenar de chicos que, con toda seguridad, ya nunca olvidarán, una vía muy conveniente de integración y de perspectiva de futuro si se tiene en cuenta que la cercanía geográfica de Canarias con el continente africano no se corresponde, hoy por hoy, con el conocimiento mutuo entre pueblos vecinos que están destinados a entenderse.

Lo cierto es que África Andando 2013 termina y atrás quedan rutas a pie por playas de arena interminables o por caminos del sudoeste de la cordillera del Alto Atlas, salpicados de valles únicos de pueblos bereberes levantados con construcciones de adobe, como hace mil años, o monumentos imperecederos, como la mezquita de Tin Mal.

Sus componentes podrán contar ahora, por ejemplo, cómo compartieron con gente humilde marroquí un cuscús o unas tazas de té, mientras que aprendían su modo de vida sencillo y humilde, o qué tan diferentes son las zonas urbanas del mundo rural, o cómo se vive la religión musulmana, o cuáles son los secretos del argán (el aceite extraído de la planta Argania spinosa, muy apreciado por sus múltiples propiedades). También podrán explicar, entre otras cosas, que el origen amazigh (bereber) de los aborígenes canarios tiene muchos puntos en común con estos amazigh.

El director de la iniciativa, Cristóbal Núñez, escribe que “hoy, mañana o pasado, cuando en sus casas, cansados, con las cabezas llenas de imágenes y los sentimientos encontrados, estos chicos no serán conscientes realmente de lo que han vivido”.