X
política >

García Ramos: “A Clavijo le toca ahora ser candidato a presidir el Cabildo”

   

El presidente del PNC, Juan Manuel García Ramos, ha defendido hoy que el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, sea el próximo candidato de CC-PNC . / FRAN PALLERO

El presidente del PNC, Juan Manuel García Ramos, ha defendido hoy que el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, sea el próximo candidato de CC-PNC . / FRAN PALLERO

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

El presidente del PNC, Juan Manuel García Ramos, ha defendido hoy que el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, sea el próximo candidato de CC-PNC a la presidencia del Cabildo tinerfeño en las elecciones de 2005, una vez que el titular del cargo, Ricardo Melchior, ha anunciado su marcha en septiembre próximo. “El Cabildo sería un buen destino para Fernando Clavijo; le toca, pues ha adquirido liderazgo, madurez y prudencia”, manifestóen Onda Cero-Teide Radio, entrevistado por los periodistas -como él, premios Canarias- Leopoldo Fernández y José Antonio Pardellas, en el programa Los Desayunos del Mencey, que presenta Raúl Díaz.

El dirigente del Partido Nacionalista Canario (PNC) fue, sin embargo, muy crítico con las declaraciones del actual vicepresidente económico del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, en las que pedía a Paulino Rivero que no repita como candidato a presidir el Gobierno regional y al proponer a Ana Oramas como su candidata. “Decir eso me parece un atrevimiento, una osadía”, dijo en relación con Alonso, de quien además manifestó que, “a diferencia de Clavijo, no es un hombre muy reconocido dentro del nacionalismo canario”.

Sobre la persona que sustituya a Melchior, García Ramos planteó, con sarcasmo, que no le gusta la “monarquía”, en alusión a que el actual presidente del Cabildo ya ha designado a Alonso como su sucesor en el cargo hasta final de mandato. “No me gusta esa figura de príncipe que le han consignado a Carlos Alonso”, enfatizó, antes de abogar por otros posibles sustitutos, como Víctor Pérez Borrego (“siento debilidad por su gestión, es el hombre en la sombra de Ricardo Melchior, pero no sé cuáles son sus aspiraciones”) o Cristina Valido (“una magnífica consejera insular de Asuntos Sociales”).

“Es verdad que no hay inconveniente para que Rivero sea candidato”

Por otra parte, ratificó las declaraciones de Rivero, publicadas este domingo en DIARIO DE AVISOS, en las que afirma que “no existe inconveniente” para que opte de nuevo a la reelección presidencial. “Es verdad que no hay tal inconveniente, aunque no creo que su intención haya sido decir ahora que quiere ser el candidato”, subrayó el líder del PNC.

Firmada la “fusión” entre CC y PNC

El exconsejero de Educación y catedrático de Literatura de la Universidad de La Laguna anunció, por otra parte, que el PNC ha firmado un acuerdo para su fusión con Coalición Canaria (CC), un paso que ha dado tras ocho años de “convivencia fructífera” entre ambas organizaciones, y en la “línea de no dispersión de las siglas nacionalistas, que es el enemigo número uno del nacionalismo”. De ahí que, a su juicio, debe lograrse “un entendimiento” también con Nueva Canarias (NC), partido nacido del desmembramiento de CC en Gran Canaria, liderado por Román Rodríguez.

Este “acuerdo de integración” con CC, según explicó García Ramos a DIARIO DE AVISOS, supone que el PNC se integra plenamente en los órganos de la coalición, que mantendrá el nombre de CC-PNC. No obstante, existirá una “comisión salvaguardadora de las siglas del PNC”, de modo que “si no funciona” esta integración, su partido “volvería a ir por su lado” con sus propia estructura orgánica.

“Sí a las prospecciones”
Pese a la fusión con CC y a que la postura de este partido es del “no al petróleo”, el presidente del PNC se mostró a favor de que se hagan las polémicas prospecciones de Repsol frente a Lanzarote y Fuerteventura, pues tachó de “estupidez” no querer saber, al menos, si hay petróleo o gas, y en qué cantidades. “Ignorarlo por una especie de dogmatismo me parece una estupidez”, remachó, desmarcándose así de la batalla judicial y política que mantienen el Gobierno canario y los cabildos de ambas islas, con apoyo de los ayuntamientos, organizaciones ecologistas y miles de ciudadanos.