X
granadilla>

Indemnización a tres mujeres heridas por la rotura de tubos de una barandilla

   

EFE | Santa Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento de Granadilla, en Tenerife, ha sido condenado a indemnizar a tres mujeres que en 2006 sufrieron daños al romperse los tubos de una barandilla del paseo que conecta con el muelle, según una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Esta sentencia desestima el recurso de apelación que el Ayuntamiento interpuso contra la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número uno de Santa Cruz de Tenerife, que condenó a la corporación a pagar más de cien mil euros en total a las afectadas.

El accidente se produjo el 28 de abril de 2006, cuando las tres mujeres se apoyaron en los tubos de la barandilla del paseo para hacerse fotografías y la instalación cedió debido a su mal estado, motivo por el que las afectadas cayeron sobre una superficie de rocas desde una altura superior a los 2,5 metros.

Según el informe médico, una de las mujeres, de 27 años, sufrió fractura vertebral a más del 50 por ciento de altura, con limitación de la movilidad, entre otros daños, por los que estuvo de baja 626 días, mientras que otra mujer, de 20 años, padeció fracturas de costillas y permaneció de baja 217 días.

La tercera, de 56 años, sufrió síndrome postraumático cervical y diversas lesiones, entre ellas una de rodilla, por las que estuvo de baja 378 días.

La mujer de 27 años tiene reconocido un grado de discapacidad por el accidente del 36 por ciento y las otras dos fueron sometidas a diversas operaciones.

La corporación municipal se negó al pago por afirmar que la culpa había sido de las accidentadas y por considerar que no era competente para el mantenimiento del paseo, y además no reconocía que el motivo del accidente fuese el mal estado de las barandillas y sus anclajes.

Los juzgados han desestimado esos planteamiento y han condenado al Ayuntamiento de Granadilla al pago de las indemnizaciones por responsabilidad patrimonial.

El Ayuntamiento de Granadilla no ha pagado la indemnización ni se ha puesto en contacto con las afectadas, que, según su abogada, Naima Riquelme, se plantean solicitar al juzgado la ejecución forzosa de la sentencia.