X
reflexión>

Los jóvenes de Brasil – Por Juan Pedro Rivero*

   

Ya nos lo han comenzado a desgranar los medios de comunicación: el papa Francisco está en Brasil, en la ciudad de Río de Janeiro, con la intención de presidir la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ de Río). Esta jornada fue convocada en Madrid hace dos años por Benedicto XVI, y ahora, trocitos jóvenes de todo el mundo se darán cita en la ciudad de la samba y el carnaval. Jóvenes de los cinco continentes, presididos por el papa.

Los jóvenes no están tan mal, como se suele decir en espontáneas conversaciones entre mayores. Pareciera que las siguientes generaciones siempre son menos, siempre son peores, nunca alcanzan la madurez y grandeza de las generaciones anteriores. ¡Cómo está la juventud! ¡Los jóvenes están perdidos! ¡Esto ya no es lo que era!

Tal vez, en algún sentido y en algunos casos, pueda corresponder la valoración. Pero en una gran mayoría de los casos, los jóvenes son la esperanza de una sociedad humanizada, generosa, preñada de valores y de entrega al bien común. Si son egoístas y presentistas, ¿no será porque así los hemos educado? Si son noctámbulos y les va como anillo al dedo el botellón, ¿no será que los ideales que les hemos presentado acababan en los cuatro días de esta vida temporal?

Tuve la dicha de asistir en Cuatro Vientos, en Madrid, a la JMJ en 2011. Desde la distancia imagino la analogía que aquel encuentro tendrá ahora en Brasil, en torno a un nuevo papa, argentino de nacimiento y latinoamericano de corazón, por más que católico (universal) por ministerio. Siempre surgirán sospechas de cuánto costará el encuentro… Pero ¿cuánto vale invertir en las futuras generaciones dándole la posibilidad de ampliar el horizonte de sus virtudes?

Desde este rincón de Canarias, tierra del beato Padre Anchieta, uno de los patronos de la JMJ Río 2013, brindo por todos los jóvenes; los jóvenes de Brasil.
*RECTOR DEL SEMINARIO
@juanpedrorivero