X
san miguel de abona>

Multas de hasta 1.500 euros por vender vehículos en zonas públicas

   

El polígono industrial Las Chafiras

El polígono industrial Las Chafiras acoge en la vía pública vehículos en venta ilegales. | DA

JOSÉ L. CONDE | San Miguel

El pleno del Ayuntamiento de San Miguel de Abona ha aprobado la modificación de la Ordenanza Municipal de Policía y Buen Gobierno para incluir una sección relativa al tráfico, concretamente un apartado dedicado a la exposición y venta de vehículos en espacios públicos, cuyas sanciones podrían llegar hasta los 1.500 euros. Hay que destacar que en los últimos años ha proliferado, especialmente en diferentes municipios del Sur, la venta de coches en zonas cercanas a vías altamente transitadas (solares, estaciones de servicio y de guaguas o aparcamientos públicos).

El alcalde Valentín González ha señalado a este periódico que “esta actividad se está desarrollando por personas en lugares no autorizados con el ánimo de generar beneficios económicos en desventaja para el colectivo empresarial que se dedica a esta actividad comercial”.

CONTROL
Por esta razón, desde el grupo de gobierno se ha estimado necesario regular esta actividad de manera que las autoridades locales puedan realizar un control sobre aquellas personas que operan, apoyándose en cierto vacío legal, a la hora de desarrollar dicho negocio.

González añade que de esta manera se pretende “acabar con la situación de ilegalidad de venta de vehículos en la vía pública, no permitiendo la venta de los mismos fuera del establecimiento comercial permanente, salvo supuestos excepcionales, y siempre con previa autorización municipal”.

Dicha autorización debe ser expuesta en lugar visible en el propio vehículo e igualmente se informa que en caso de no cumplirse debidamente con las exigencias de esta Ordenanza Municipal, la persona infractora podrá llegar a abonar sanciones desde 750 euros hasta 1.500 euros, dependiendo de la gravedad de la infracción. La venta de vehículos constituye actualmente, por su valor económico y por su impacto social, una de las actividades comerciales más importantes de nuestro tiempo y por tanto es necesaria una regulación, finaliza el alcalde.