X
economía>

El nuevo AIEM también se aplicará el 1 de enero de 2015

   

Javier González Ortiz, consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno de Canarias. | DA

Javier González Ortiz, consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno de Canarias. | DA

ROMÁN DELGADO | Santa Cruz de Tenerife

En un principio, el Gobierno de Canarias pensó que los expedientes de modificación de la Ley del Régimen Económico y Fiscal (el REF), norma de ámbito estatal, y del impuesto indirecto Arbitrio a la Importación y Entrega de Mercancías (AIEM) no iban a correr la misma suerte, esto es, que el resultado de ambos procesos, los nuevos formatos, no se aplicarían en los dos casos a partir del 1 de enero de 2015, algo que sí se había confirmado para la nueva Ley del REF, a la que, anclada a las directrices de ayudas de Estado con finalidad regional (con vigencia fijada para el segundo semestre de 2014), no le quedaba más remedio que iniciar su nueva andadura en 2015. Desde este jueves, el Ejecutivo regional, como quedó patente en la reunión técnica celebrada en la capital belga por una delegación de la Consejería de Economía, Hacienda y Seguridad y miembros de la Comisión Europea, conoce que en ambos casos las reformas no se aplicarán hasta el 1 de enero del año 2015, con lo que el Gobierno canario ahora está obligado a pedir ante estancias comunitarias, vía Madrid, las prórrogas por un año de los modelos que hoy se aplican del REF y del AIEM, sobre todo porque la caducidad de ambos está fijada a 31 de diciembre de 2014.

Tal y como pudo conocer ayer este periódico de fuentes del Ejecutivo de Paulino Rivero, el retraso en la aplicación del AIEM responde en parte a la necesidad de ganar tiempo para resolver varios reparos que la propia Comisión Europea ha puesto a la solicitud canaria de incremento de algunos tipos impositivos, subidas del esfuerzo fiscal en productos que el Ejecutivo comunitaria considera que “no están bien justificadas”.

El retraso de un año en la aplicación del nuevo AIEM, el que resulte de la reforma de este impuesto exclusivamente canario cuya propuesta de nuevo tributo aprobó en su día el Consejo de Gobierno, supone un varapalo para los productores locales del sector agropesquero, que en la nueva idea de impuesto habían colado alzas de tipos impositivos para productos de importación que compiten con sus equivalentes originarios en las Islas, como la papa y algunas hortalizas, más vinos y otros envasados. Así las cosas, el sector agrario local deberá esperar un año más por esta herramienta fiscal de encarecimiento de la competencia importada.