X
sociedad>

El pasado se alía con el futuro

   

En La Palma y Gran Canaria se hallaron restos óseos en algunas de las fosas que se documentaron. | DA

En La Palma y Gran Canaria se hallaron restos óseos en algunas de las fosas que se documentaron. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Cinco años después de que se pusiera en marcha, la Ley de Memoria Histórica ha pasado a mejor vida. La falta de financiación estatal y los escasos fondos con los que cuentan las asociaciones, unido al cierre de la Oficina de Víctimas, ha provocado que muchas organizaciones busquen otras alternativas de financiación para intentar rescatar del olvido a todos aquellos represaliados de la Guerra Civil.

Es el caso del grupo de investigación que estuvo desarrollando los proyectos puestos en marcha por la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife, que estudia acudir al crowdfunding (financiación colectiva) para lograr fondos con los que continuar sus trabajos. Según explicó ayer a este periódico uno de los investigadores, Victorio Heredero, “en la Península ya ha habido algunas excavaciones que se están financiando de esta manera, tanto para excavaciones arqueológicas y búsqueda de fosas como otros trabajos”. En el caso de la isla de Tenerife, y aunque todavía se trata de una posibilidad, tanto los científicos como la propia asociación están trabajando en la obtención de recursos que permitan continuar con la labor divulgativa y la arqueológica, para acometer nuevas prospecciones que ayuden a encontrar las fosas que se han documentado a partir de una treintena de testimonios orales.

En este sentido, la presidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife, Mercedes Pérez Schwartz, explicó que las últimas investigaciones apuntan a las “zonas de San Andrés, Valleseco, María Jiménez”, sobre las que existe la “certeza absoluta” de que fue allí por donde tiraron al mar a muchos represaliados”. Sin embargo, no se ha encontrado nada sobre el terreno, como tampoco se halló en su día en Las Cañadas del Teide, donde se realizaron varias catas. Una afirmación que suscriben los investigadores de la Universidad de La Laguna (ULL), que incluso se han puesto en contacto con expertos submarinistas para ver qué posibilidad habría de que aún pudieran encontrarse restos humanos en el mar. “En otros puntos de la Isla sí tenemos localizaciones, pero el caso de Tenerife no es como el de La Palma, donde sí enterraban a las víctimas en el bosque. Aun así, si hubiera fondos podríamos acometer excavaciones en otros puntos del Norte”, subrayó Victorio Heredero.

Este, junto a otros dos historiadores, llevó a cabo durante dos años un minucioso trabajo de “investigación documental”, que consistió en la búsqueda de datos en archivos de la Península sobre víctimas mortales y desaparecidos en los primeros meses del golpe militar. Paralelamente, otro equipo estuvo realizando una serie entrevistas personales por toda la Isla, que arrojaron importantes datos sobre la represión. “Trabajamos sobre un censo aproximado de 134 víctimas, que se puede ampliar a más de 400 personas, que según algunos documentos fueron asesinadas por el franquismo en la isla de Tenerife”, recalcó Victorio Heredero, quien dejó claro que “muchas historias se conservan en la memoria de las familias, aunque públicamente no se habla de ello”.

“El problema estriba en que en islas como La Palma o Gran Canaria llevan 20 años investigando este asunto, incluso antes de la Ley de Memoria Histórica. Hay una labor que viene de atrás, de las asociaciones y la universidad, y se pusieron en marcha una decena de proyectos, muchos de los cuales no han podido concluirse por falta de fondos”. Pese a todo, desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife no desesperan, y confían en que los ayuntamientos y el Gobierno se impliquen en la búsqueda de las víctimas del franquismo. Algo que, no obstante, se torna complicado.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2012 reflejaron un recorte del 60% en esta partida, que pasó de 6,2 millones de euros a 2,5 millones. Esta cantidad se destinó en exclusiva a exhumaciones, lo que provocó la paradoja de que el Gobierno de Mariano Rajoy consignase más dinero a este fin que el de José Luis Rodríguez Zapatero un año antes (1,9 millones en 2011). En los PGE de este año, sin embargo, se eliminó cualquier asignación a la Comisión Interministerial creada para la Memoria Histórica.

En Canarias no existen subvenciones pero sí una “pequeña aportación económica que está pendiente de ejecución y de una reunión con asociaciones” que disponen del “apoyo en cuanto a infraestructuras” del Instituto de Medicina Legal, según fuentes del Ejecutivo canario.

Una muestra itinerante por toda la Isla
Uno de los proyectos paralelos a las investigaciones arqueológicas sobre la memoria histórica en Tenerife es la exposición Luces sobre un tiempo en gris: Exposición bibliográfica sobre la represión franquista en Canarias, auspiciada por la Universidad de La Laguna, que se pudo visitar hasta el pasado 30 de junio en la Biblioteca General y de Humanidades del Campus de Guajara. La muestra, cuya comisaria fue Francisca Rivero, reúne un importante número de testimonios de personas represaliadas, escritos tanto en prosa como en versos cautivos generados en las cárceles canarias durante la Guerra Civil y la posguerra. Según explicó al DIARIO uno de los coordinadores de esta, Victorio Heredero, en los próximos meses la exposición iniciará un recorrido itinerante por distintos municipios de la Isla, adaptando la propia muestra a las fuentes y testimonios de cada localidad, en la que también está previsto hacer visitas guiadas.