X
COMUNICACIÓN >

Una periodista tinerfeña entrevista a Obama en la Casa Blanca

   

María Rozman entrevista Obama

María, en un momento de la entrevista con el presidente Obama. / TELEMUNDO DENVER

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Nació como María Alicia Miranda Reyes y con ese nombre la siguen llamando sus amigos tinerfeños de toda la vida, pero en la actualidad es conocida como María Rozman a cuenta de su matrimonio con un estadounidense y las costumbres de aquel gran país. Desde sus orígenes, cuando jugaba en Tío Pino o estudiaba en las Dominicas de Vistabella, esta excelente periodista ha recorrido esa larga distancia hasta la Casa Blanca, donde el pasado martes entrevistó personalmente al mismísimo presidente de los EE.UU.: Barack Obama. Ésta es la historia de una triunfadora que hoy disfruta de un merecidísimo papel como estrella de la televisión estadounidense en habla hispana, ya que se trata de la directora y presentadora del informativo estrella de NBC-Telemundo en Denver, en el Estado de Colorado.

“Siempre quise ser periodista, pero no era una opción en La Laguna cuando era estudiante. Familia numerosa, clase media… estudiar fuera no era posible. En EE.UU. me diplomé en Empresariales y finalmente, me licencié en Ciencias de la Comunicación mientras trabajaba como reportera y presentadora” rememoraba Rozman a DIARIO DE AVISOS en una entrevista publicada en febrero del año pasado por un motivo muy similar al actual. No en balde, el único antecedente conocido en el que un periodista canario ha entrevistado a un presidente de la gran superpotencia mundial es el de… la propia María, quien ya pudo preguntar y repreguntar a Obama cuando éste pasó por Denver por aquellas fechas.

María Alicia Miranda (ahora María Rozman) nació y vivió en Santa Cruz de Tenerife hasta los veintipocos años

Está claro que al presidente Obama le llamó la atención esta profesional tinerfeña durante la entrevista de febrero de 2012… pero sobre todo su equipo pudo ya entonces constatar los magníficos resultados de audiencia que cosecha y su enorme capacidad de influencia entre la población de origen hispana, especialmente en los estados de Denver, Phoenix y Las Vegas. Por eso, cuando el equipo de la Casa Blanca decidió lanzar una ofensiva de comunicación para explicar a esos más de 50 millones de hispanos que viven en EE.UU. su controvertida propuesta para reformar la política migratoria del país al que tantos sueñan con emigrar, María fue una de los cuatro elegidos, siendo los otros tres periodistas de Nueva York, Los Ángeles y Dallas.

La avisaron del viernes para el martes

Pero eso ella no podía imaginarlo siquiera cuando sonó su móvil el pasado viernes mientras preparaba su informativo. Al otro lado del satélite se encontraba un portavoz de la Casa Blanca que la citó para sólo cinco días después en el histórico edificio que sirve de alojamiento al mandatario de turno en Washington.

“Casi no cojo el teléfono porque no reconocí el número, y hasta que el domingo no me enviaron todos los datos con exactitud hice los preparativos albergando una pequeña duda sobre si me estaban bromeando”, detalla la periodista, que tuvo que organizar a su equipo en apenas un par de días para plantarse al lunes siguiente en la ciudad del obelisco más famoso del planeta.

Rozman relata que desde primera del martes fue recibida en la Casa Blanca, “concretamente en el llamado Jardín del Norte, donde suelen ubicar sets para periodistas”. “Sin embargo -continúa-, luego nos pasaron al Jardín del Sur, mucho más exclusivo y desde el que se divisa con claridad el famoso Despacho Oval. En aquel momento estaba muy centrada en lo que estaba haciendo, pero ahora es cuando puedo recrearme en los detalles“, explica.

“Había muchísima gente, y mientras esperaba mi turno tuve ocasión de realizar varias entrevistas a personas muy interesantes del equipo del presidente, muchas de ellas off the record pero muy reveladoras e interesantes para mi trabajo habitual” sigue Rozman. “Una de ellas, que pensamos emitir hoy o mañana [viernes 19 o sábado 20 para el lector], es con la directora de Política Migratoria, Cecilia Muñoz”.

Ya en el interior de la Casa Blanca – “Nunca había estado allí, ¡sólo la había visto desde fuera como cualquier turista!”- a María no deja de llamarle la atención “la organización, con unas cincuenta personas controlándolo todo, mientras nos íbamos moviendo por el piso inferior. Aquí la Sala Kennedy, donde suele recibir la Primera Dama, allí la llamada habitación verde… hasta que me llaman a la Blue room, la habitación azul”.

Cara a cara con un hombre que ya es historia

“Y llegó el gran momento: todo el mundo sabe que el presidente es un hombre con un carisma increíble, pero en persona es que resulta arrollador… Si ves las imágenes verás que al principio bromeamos”, continúa Rozman por teléfono para este periódico. “¿Qué me dijo? Me saludó en español: ‘Mucho gusto’ y respondí ‘encantada’, luego siguió en inglés y me dijo que no había olvidado mi cara de la entrevista del año pasado, y luego preguntó por unos terribles incendios que hemos tenido en Colorado”.

“Bueno, para ser una pibita de Tío Pino no está mal” bromea María

Sobre la entrevista en sí, María agradece que la dejaran para el final – “Me explicaron que era la que tendría más tiempo con el presidente, y así fue”- Sobre el contenido de la misma, la tinerfeña se queda con un titular: “No es parte de nuestra tradición el tener personas de segunda clase” (refiriéndose a los 11 millones de indocumentados que viven en las sombras)”.

“Al final de la entrevista tuve otra vez la ocasión de hablar con él fuera de cámara y fue de nuevo muy amable. ¡Hasta me dio un abrazo! Pero la Casa Blanca no me deja publicar la foto” avisa la tinerfeña.

“La experiencia fue… ¡Imagínate! Bueno, ¡para ser una pibita de Tío Pino no está mal!” bromea María, siempre orgullosa de sus orígenes y a la que, a medida que avanza la comunicación, se le va suavizando su áspero acento inicial hasta recuperar la dulzura con que se expresa toda canaria.

El recuerdo de Canarias

“Creo que nunca pensé, mientras caminaba por la Rambla o tomaba el sol en Las Teresitas, que un día iba a entrevistar al presidente de los Estados Unidos”, nos contaba María Rozman en febrero de 2012. Ahora, en conversación telefónica, reconoce que “ni hubiera soñado con repetir y nada menos que en la Casa Blanca. ¡No está mal para la pibita de Tío Pino!” bromea, siempre orgullosa de sus orígenes chicharreros “de los que jamás renunciaré”.

Claro que en el currículo de la tinerfeña se adivinan los pasos dados para llegar tan alto. Uno de sus grandes hitos fue desvelar una trama de inmigrantes peruanos y tibetanos a los que explotaban como pastores ovejeros en las Montañas Rocosas. Las revelaciones de María permitieron terminar con tales prácticas al punto que se cambió la normativa que las hacía posibles, recibiendo varios premios por su trabajo y siendo reconocida en Perú como defensora de los derechos de los peruanos en el extranjero. Incluso, las imágenes que grabó se difundieron en el país andino para convencer a los interesados que aquellas ofertas de trabajo eran un señuelo.

“Estados Unidos es el país de las oportunidades, está claro, y tengo la suerte de vivir en Colorado. La gente es espectacular y las Montañas Rocosas son impresionantes. Pero nada se compara con nuestras Islas”, dice Rozman, que llegó a EE. UU. en 1998. “Me cambiaron el nombre, siguiendo la costumbre de este país, al de mi marido, pasando entonces a ser María Alicia Rozman. Al principio viví en Virginia, en Vermont y luego en Colorado. Al llegar a Denver me propuse entrar a trabajar en la única estación de televisión en español local, Univisión. En menos de un año era presentadora y productora, con varios premios como reportera. Después de seis años me tomé un año sabático en Chicago. Mientras tanto, una de las principales cadenas de televisión de EE.UU., Telemundo NBC, decidió iniciar un telediario local, y me llamaron para que me encargara de lo que aquí se llama el Noticiero. Fui contratada como productora ejecutiva y presentadora, y en menos de dos meses ascendida”.

“El New York Times se hace eco de la entrevista, pero a mí donde me hace ilusión salir es en el DIARIO DE AVISOS”

María Alicia Miranda nació en La Residencia de La Candelaria (hoy Hospital Universitario del mismo nombre), y estudió en las Dominicas (Vistabella) y el Poeta Viana antes de matricularse en Derecho porque aún no existían clases de Periodismo en La Laguna.

¿Se acuerda María mucho de sus raíces? Juzguen ustedes por su respuesta de febrero de 2012: “Tengo los más hermosos recuerdos de Santa Cruz. Jugar en la calle de chiquita en Tío Pino, pasear por las Ramblas, la calle del Castillo, el García Sanabria, la Plaza de España. Las tardes en La Casa de la Cultura, las noches estudiantiles en La Laguna, ¡y las escapadas a Las Américas o las olas de Taganana! Echo de menos la comida, los partidos en el Heliodoro, y sobre todo, mi gente chicharrera. ¡Y Los Carnavales, claro!”.

Ahora nos explica que “no voy desde 2008 y me da pena; pensaba volar en septiembre, pero al final se viene mi madre y lo dejo para el año que viene. Pero el recuerdo es constante, y siempre que veo los partidos de España en el bar que tiene una canariona aquí en Denver gritamos cada vez que coge la pelota Pedrito, ¡El de Los Abades!”.

¿Y el otro protagonista de esta historia sabrá algo de Canarias? “En esta ocasión no me preguntó de dónde era y el tema no salió en la conversación, pero sé del año pasado que sabe dónde está Canarias. Me consta porque se lo pregunté. Las primeras palabras que me dijo antes de la entrevista fueron, como ahora, en español. Me dijo: ‘Hola María, ¿cómo estás?’ Contesté en español y seguimos en inglés. Le dije que era española, y me preguntó de qué parte. Tenerife, respondí. Él sabía dónde estaban las Islas Canarias, Es más, se le notó en la cara sorpresa y agrado. Eso sí, me dijo que nunca las había visitado”.

“¿Sabes? Hoy el New York Times publicó un artículo haciéndose eco de la entrevista titulado White House focuses on reaching latino viewers, y está bien claro que sí… ¡pero a mí donde me hace ilusión salir es en el DIARIO DE AVISOS!”, concluye María, una tinerfeña de éxito que concluye rememorando: “En mi casa de Santa Cruz nunca faltó ni el DIARIO DE AVISOS ni La Tarde“.

Aquí tienes la entrevista íntegra en inglés y el resumen, en español, solo disponible en la web de Telemundo Denver.