X
boxeo > tenerife

Rebelión contra las inspecciones

   

J.S.S. | Santa Cruz de Tenerife

El boxeo y el kickboxing tinerfeño vuelven a darse la mano para tratar de luchar contra la nueva plaga que les amenaza. Si hace pocos meses se vieron en peligro por la prohibición, posteriormente corregida, para que los menores asistieran o participaran en las veladas y en el día a día de estas dos especialidades deportivas ahora toca pelear contra la moda que empezó en 2011 de las inspecciones de trabajo antes de la realización de los eventos.

La primera que se llevó a cabo tuvo lugar en el estreno en Tenerife del inolvidable It’s Showtime. Fue en el pabellón Santiago Martín de La Laguna donde se presentaron un numeroso grupo de inspectores de trabajo escoltados por efectivos de la Policía Nacional. En aquella ocasión la inspección se llevó a cabo debido a la denuncia de un particular que había tenido problemas personales con el promotor del evento, Javier Rolo.

Pero es que en el verano de 2012, en el estadio olímpico Antonio Domínguez, en Los Cristianos, con motivo de otra edición del It’s Showtime, se volvió a suceder la visita de los inspectores que lo único que consiguieron fue retrasar el inicio de la velada y dejar esperando por fuera del recinto deportivo a más de un dos mil personas bajo una temperatura insoportable poniendo en riesgo la salud de los asistentes.

El pasado día 6 de julio, en el pabellón Pancho Camurria, antes del comienzo de la velada organizada por Maravillabox llegó el tercer episodio de esta moda de las inspecciones de trabajo y la última se produjo este sábado antes del comienzo de la gala del Enfusion Live que se celebró en el Palacio Municipal de los Deportes de Santa Cruz y donde otra vez los aficionados tuvieron que sufrir una hora de retraso por fuera del recinto bajo una temperatura asfixiante.

El ex presidente de la Federación Canaria de Kickboxing, Manolo Requejo, ya mostró su absoluto rechazo a estas inspecciones que, naturalmente, no se realizan en otro tipo de eventos deportivos más multitudinarios que se celebran en la Isla. “Esto parece una persecución, y es inaceptable, no sé que están buscando con estas inspecciones si es acabar con nuestros deportes”, señalaba Requejo al que en estos días se unía Juan Tomás Rodríguez, presidente de la Federación Tinerfeña de Boxeo, que ha tenido que justificar las dietas que cobran los boxeadores y los árbitros en las veladas. “Es una vergüenza, el que esté detrás de todo esto debería decir qué es lo que busca”, afirmaba Rodríguez.