X
TRIBUNA >

Reformas, empleo y crecimiento – Por Antonio Alarcó

   

En determinados círculos ya se comentaba, dada la evolución de nuestra economía, que los datos de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre del año iban a ser muy buenos. Así ha ocurrido, y las cifras publicadas esta semana por el Instituto Nacional de Estadística arrojan el mayor descenso del desempleo desde 2008, y ubican el número de parados por debajo de los seis millones.

Han sido veinte trimestres seguidos en los que las listas del paro no han hecho más que crecer, y por primera vez en cinco años, España ha vuelto a crear puestos de trabajo netos: 225.000 parados menos y una tasa de desempleo del 26%, y también cae el número de hogares con todos sus miembros en paro en casi 90.000 unidades, y el desempleo juvenil, que baja un 1%.

Como ha dicho Mariano Rajoy, sin triunfalismos, con mucho esfuerzo de la ciudadanía, y con las reformas adecuadas, el reloj de arena de la crisis se va dando la vuelta. Son unos datos esperanzadores, y un éxito moderado de todo un país.

También en la OCDE lo tienen claro, y su secretario general sostenía recientemente que hay signos alentadores de recuperación, mostrando su admiración hacia las reformas acometidas por el Gobierno, las más importantes emprendidas en toda la zona euro.

Se ha corregido la balanza comercial, se aprecia una importante reducción del déficit público y una labor de saneamiento del sistema bancario, pero hay que perseverar en las reformas para que la recuperación se mantenga y comience a crecer el PIB.

De hecho, la recesión se ha reducido en tres décimas de punto y se espera que en 2014 crezcamos hasta medio punto. La prima de riesgo, de hecho, ya se encuentra estabilizada por debajo de 300 puntos, y la colocación de la deuda española ha ganado en fluidez. Tanto la reforma laboral como la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven comienzan a dar resultados, y miles de españoles menores de 35 años han encontrado trabajo. De hecho, el incremento de la ocupación se registra especialmente en el sector privado, con datos en consonancia con la recuperación de otras variables como el número de afiliaciones a la Seguridad Social.

Efectuadas unas reformas que debieron emprenderse mucho antes, es tiempo de plantear como hemos de crecer en un hipotético futuro. Es de aplaudir, por ello, que el Gobierno del Partido Popular siga considerando inaceptable semejante número de parados, y comprometa todo su esfuerzo en revertir una situación que a ninguno nos agrada.

Mientras, en Canarias sigue todo por hacer. Lejos de participar de esta tendencia positiva, si analizamos detenidamente la Encuesta de Población Activa, encontramos que 14.000 desempleados canarios han salido de las listas del paro, pero es que tenemos 23.000 personas activas menos, lo cual arroja un saldo terrible: 9.000 canarios perdieron su trabajo en el segundo trimestre de 2013.

Y todo ello, a pesar de la recuperación de nuestro principal sector económico, el turismo.

De una situación así solo saldremos juntos. Por ello, es una lástima que esto suceda en la economía canaria, mientras el resto del país comienza a ganar en confianza. Sería conveniente que, desde el diálogo y el consenso, el Gobierno regional adoptara las medidas adecuadas para que el Archipiélago participe de esta tendencia favorable.

Eso sí, no conviene que nos confiemos, aunque todo indique que estamos en el camino correcto. Hay millones de personas sin empleo, por lo que el objetivo que nos ha de mover no ha de ser otro que reactivar la economía para que se generen nuevos puestos de trabajo, y apoyar a los colectivos más vulnerables.

Podemos afirmar que hay un futuro prometedor por delante siempre que apostemos por la austeridad y la estabilidad económica, con la colaboración y el compromiso de todos los ciudadanos, de todos los que contribuyen a seguir haciendo de España un gran país.

No olvidemos nunca que, en democracia, la unidad de tiempo es una legislatura de cuatro años.

alarco@tenerife.es | @aalarcoblog" target="_blank">@aalarcoblog | www.facebook.com/antonio.alarco.9