X
a veces soy humano>

No sean abusadores – Por Félix Díaz Hernández

   

Descubro estupefacto que algunos de nuestros politiquillos de medio pelo; algunos concejalillos, casi de cualquier familia política, caminan por nuestras calles levitando sobre una nube de vanidad, a lomos de una autosuficiencia insultante y que, a la vista de sus declaraciones públicas, carece de cualquier consistencia o razón de ser. A casi todos, sin querer ser injusto, se les olvidan las maniobras, las componendas, las traiciones, los contubernios nocturnos en los que tramaron su aterrizaje en un puesto de salida de esa lista electoral en la que se colaron. Pero lo importante es que consiguieron un acta de concejal en un ayuntamiento donde su familia consiguió gobernar, aunque el término exacto que mejor lo define sería mandar. Los políticos acumulan demasiada presencia pública en nuestras vidas; casi siempre con palabras vacías, circunloquios que a nadie le interesan o guerritas, ruindades que se ventilan entre esa misma casta política levitante. Me levanto por las mañanas y la primera voz del día que escucho es la de un politiquillo; salgo de la ducha y ya le ha tomado el relevo otro a través de la radio; circulo en coche casi al amanecer y otra retahíla de esa clase sigue parloteando; me tomo un cortado y copan más de las tres cuartas partes de cualquier periódico que leo, y así todo el día.
No sean abusadores y dejen que hablen los ciudadanos, ya sea en los medios de comunicación o en cualquier ámbito; aunque sea mucho pedirles escuchen y cierren la boca, ya que pedirles que pongan los pies en la tierra me parece una utopía.

@felixdiazhdez