X
CLAROSCURO >

Somos colonia (musical) – Por Saray Encinoso

   

Hubo un tiempo en el que ir a un buen concierto en Tenerife era bastante fácil. Seguíamos mirando hacia las grandes capitales cuando buscábamos algo realmente grande, pero hasta nuestros teatros y auditorios llegaba prácticamente de todo. Canarias se había subido al tren del progreso y eso, inevitablemente, había mejorado nuestra agenda cultural. No teníamos que conformarnos con los líderes de las radiofórmulas del momento, nos habíamos ganado el derecho a disfrutar de discretos iconos que no conseguían el beneplácito de las masas. No éramos Madrid, ni mucho menos Buenos Aires, pero habíamos alcanzado un nivel bastante aceptable. Estábamos en medio del Atlántico y parecía que se notaba.

No sé en qué momento se produjo el cambio y nuestro territorio se convirtió en escala de muchas estrellas, grandes y pequeñas, pero puede que ocurriera en 1993. Ese año yo y muchos más asistimos a uno de los primeros macroconciertos en suelo tinerfeño. Michael Jackson se apoderó de la dársena pesquera cuando yo tenía 10 años. Han pasado veinte, pero no creo que pueda olvidar las sensaciones de aquel día. Mis gustos musicales han cambiado mucho desde entonces y he podido irme fuera unas cuantas veces a ver a mis ídolos a Madrid. Pero también he tenido el privilegio de escuchar a Silvio Rodríguez, Ariel Rot, Fito Páez, Joaquín Sabina, Serrat, Jorge Drexler o Luis Eduardo Aute sin viajar. Mucho me temo que eso no volverá a ocurrir durante mucho tiempo. Es otro de los efectos de la crisis, que nosotros no tenemos dinero para comprar entradas, pero los organizadores tampoco para traer a los artistas.

Hace año y medio estuve a punto de ver a Cristina Rosenvinge en La Laguna, pero se vendieron tan pocas entradas que el concierto se suspendió 24 horas antes. Más tarde lo intenté con Pablo Milanés, pero enfermó y el recital se pospuso indefinidamente. En los últimos dos años la música en directo se ha restringido tanto que una intenta atrapar lo bueno que, en pocas cantidades, sigue llegando. El último recital en el que estuve fue el Bon Iver y en Madrid. El próximo será el de Elvis Costello a final de mes y también en la capital. Tienen razón los que dicen que somos una colonia. Ahora, cuando más nos cuesta reservar dinero para la cultura, más dependemos de lo que ocurre en la metrópoli. Allí se decide qué llega y qué no llega. Si podemos ir es otra historia.

@sarayencinoso" target="_blank">@sarayencinoso