X
política>

Talegón aporta su “energía” renovadora al PSOE canario

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

beatriz talegón

Beatriz Talegón, ayer en Santa Cruz de Tenerife. | FRAN PALLERO

Como una centella. Así es Beatriz Talegón. La descarga eléctrica de sus mensajes produce un resplandor muy vivo, que es, según los renovadores, lo que necesita el PSOE para brillar.

La secretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas participó ayer en una “charla abierta” en La Laguna. Antes, durante una conversación con este periódico, Talegón se deshizo en elogios hacia compañeros de partido como Gustavo Matos y Patricia Hernández. “Hay gente muy preparada, joven, con mucha energía y, sobre todo, merecedora de un espacio”, manifestó. “El PSOE defiende el progreso y para cambiar hay que adaptarse a la realidad”, recalcó Beatriz Talegón.

“No tiene ningún sentido mantener a dirigentes que llevan toda la democracia en las estructuras del partido”, aseveró. “Cuando la ciudadanía ve que siguen los mismos de siempre en los mismos sitios, le cuesta mucho creerse el proyecto”.

Talegón cree que el secretario de Política Municipal de la ejecutiva regional del PSOE y director general de Comercio del Gobierno canario encaja en el perfil que busca la mayoría de la militancia: “Entiende la política como un equipo, un proyecto comprometido con la sociedad. Aporta frescura, juventud y, al mismo tiempo, profesionalidad”.
Durante esta visita a Tenerife, Beatriz Talegón ha conocido en persona a la diputada Patricia Hernández. “Es una chavala valiente, que no se corta un pelo. Esa frescura es fundamental”.

En el debate, la líder de la rama juvenil de la Internacional Socialista desarrolló la idea de que los partidos han de ser considerados como “una herramienta de solución y no como la causa del problema de lo que padece la ciudadanía”. Desde ese punto de vista, añadió Talegón, los jóvenes están en condiciones de aportar mucho a este proceso: “Venimos con las manos limpias, con otra forma de afrontar la realidad. No tenemos ningún tipo de deuda con el pasado y gestionamos un crédito de futuro”.

El nombre de Beatriz Talegón (Madrid, 5 de mayo de 1983) es uno de los que se han puesto en circulación como eventuales candidatos en las primarias del PSOE, junto a Eduardo Madina (Bilbao, 11 de enero de 1976) y Emiliano García-Page (Toledo, 11 de junio de 1968). Ella no se descarta, pero alerta del error de anteponer las señas del DNI al catálogo de propuestas. “Lo de Andalucía nos enseña que todavía hay muchísimo que aprender en relación a la participación activa”, apostilló.

López Aguilar, “un referente político”
El “cariño” que siente por el acento canario le viene de la admiración que le profesa a Juan Fernando López Aguilar desde que este fue ministro de Justicia con José Luis Rodríguez Zapatero. “Es un referente político”, resume Beatriz Talegón. “Es una persona fresca, preparada, brillante, con una buena imagen y una trayectoria intachable”, dice del ex secretario general del PSOE canario. “Estoy orgullosa de estar en el mismo partido que él”, remacha la dirigente de la Unión Internacional de los Jóvenes Socialistas.

Un sector del PSOE tienta a López Aguilar para que concurra a las primarias. “Sería, sin duda, un valor intrínseco para la política nacional”, opina Talegón. “Es una obligación contar con él en las primeras líneas. Para mí, es uno de los mejores políticos a nivel europeo. Se trata de una persona muy respetada y muy respetable”.

Tras su etapa como ministro, López Aguilar ganó las elecciones autonómicas. Pero, al no poder gobernar, abandonó el Legislativo regional y lo enviaron al Parlamento Europeo. “Hay dos maneras de demostrar que uno es bueno en la vida”, comenta Beatriz Talegón. “Esforzarse por uno mismo, por ser mejor, o esforzarse para que los demás parezcan peores”.

Desde esa perspectiva, “es muy común que cuando alguien brilla se le intente mandar lo más lejos posible para que no tape la luz de otros”. Talegón está convencida de que eso es lo que ha ocurrido con Juan Fernando López Aguilar, “una de las estrellas políticas” del momento. “No ha estado lo suficientemente valorada”, se lamenta.