X
LOS 88 MUNICIPIOS DE CANARIAS >

La Villa Mariana – Por Ignacio González Santiago

   

Candelaria es un municipio canario situado en la vertiente sureste de la isla de Tenerife, a 20 kilómetros al sur de la capital, Santa Cruz de Tenerife. Es un lugar de peregrinaciones por encontrarse en esta villa la imagen de la Patrona de Canarias. La Virgen de Candelaria recibe más de 2,5 millones de visitantes anualmente y está considerado como el lugar sagrado y de peregrinaje por excelencia del archipiélago. El municipio de Candelaria tiene una gran importancia no solo religiosa, sino también histórica, pues en él se unieron las culturas guanche y castellana en torno a la imagen de la Virgen de Candelaria. Por esta razón, al municipio se le conoce con el apelativo de la Cuna de la Fe Canaria, incluso esta denominación aparece en el himno de la Virgen. Pertenece a la comarca del Valle de Güímar, de la cual es hoy la capital económica, aunque no histórica, lo que le corresponde a Güímar, municipio al que Candelaria perteneció desde siempre, junto con los vecinos Arafo y Fasnia. Cada 14 y 15 de agosto, miles de peregrinos de todo el Archipiélago Canario hacen la caminata a Candelaria para celebrar la fiesta de la Patrona. Candelaria comprende las poblaciones de Candelaria, Playa de la Viuda, Barranco Hondo, Igueste de Candelaria, Las Caletillas, Punta Larga, Araya, Malpaís y Cuevecitas. La zona sobre la que actualmente se asienta el municipio de Candelaria pertenecía al Menceyato guanche de Güímar y fue objeto de ocupación humana desde hace 2.000 años, según atestiguan los yacimientos arqueológicos encontrados. Los orígenes históricos de esta Villa Mariana, capital espiritual de las Islas Canarias, se remontan a la aparición de la Virgen María que, según la leyenda, fue encontrada en la cercana Playa de Chimisay, actual municipio de Güímar, en el siglo XIV. El Mencey de Güímar ordenó conservar la extraña figura. Más tarde, un guanche cristianizado llamado Antón, reconoció en la imagen a la Virgen María y desde entonces se la invoca bajo el nombre de Nuestra Señora Santa María de la Candelaria. Después de la conquista de la isla, en 1496, la imagen fue trasladada a la Cueva de Achbinico, situada detrás de la actual Basílica de Candelaria, en esta cueva recibió culto por parte de los guanches, quienes la llamaban Chaxiraxi, nombre de una diosa guanche. La devoción a la virgen convirtió a la Cueva de Achbinico o Cueva de San Blas en el primer santuario cristiano de Canarias. Posteriormente, la Virgen de Candelaria fue trasladada a la basílica, situada a unos pocos metros delante de la cueva. La cueva de Achbinico tiene una gran importancia no solo religiosa, sino también histórica, pues en ella fueron bautizados los guanches. La pila original en la que fueron bautizados aún se conserva en el camarín de la basílica. También destaca la Fuente de los Peregrinos, situada junto a la basílica.

Más tarde, la Virgen de Candelaria fue declarada Patrona Principal del Archipiélago Canario, por decreto de la Sagrada Congregación de Ritos, el día 12 de diciembre de 1867, aunque ya había sido declarada Patrona de Canarias en 1599, por el papa Clemente VIII. Junto a la basílica, se encuentra la Plaza de la Patrona de Canarias, con las estatuas de los nueve menceyes que gobernaban los nueve territorios en los que se dividía Tenerife. Cuenta con dos equipos, con mucha tradición en la lucha canaria, el Club de Lucha Araya y el Club de Lucha Arguama, de Igueste de Candelaria. Tiene un equipo de béisbol, llamado Rojos de Candelaria Béisbol Club. Además, el municipio destaca en el apartado futbolístico, con el Club Deportivo Candela, un club con mucha historia desde su fundación en 1940, el Club Deportivo Igueste de Candelaria, que actualmente representa la Escuela Municipal de Fútbol de Candelaria, y el Club Atlético Barranco Hondo. El Carnaval de Candelaria ha destacado en los últimos años, con la Murga Los Piratas, la Comparsa Infantil Tropicana, la Comparsa Tropicana y el Grupo de Mayores Antón Guanches. Una sabia mezcla entre fiestas religiosas y populares, basada en el respeto y la diversión.