X
El garabato >

El arrebato de Correa – Por Luis de la Cruz

   

Una de dos: a Fermín Correa, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de La Victoria y presidente del Partido Popular de este municipio norteño, le dio un arrebato el otro día cuando remitió una nota de prensa donde comunicaba que se puede romper el acuerdo con la Federación Nacional de Lucha Canaria para que esta siga en la sede que tiene en el municipio, o es una estrategia para romper el pacto con sus socios de gobierno: Coalición Canaria.

Está claro que Correa puede tener argumentos suficientes para que La Victoria no mantenga la sede federativa: un municipio con una tasa elevada de paro y con muchas personas necesitadas y que ese dinero de mantenimiento -que no es mucho- se invierta en servicios sociales. Es entendible.

Lo que no es entendible es que Correa se meta, sin necesidad ninguna, en camisas de once varas. Parece en la nota de prensa que por el simple hecho de que la sede federativa esté en La Victoria, el conjunto victoriero deba tener tratos de favor en la clasificación de luchadores, que nunca pidió el club y que tampoco mostró su disconformidad públicamente.

En cuanto a retratarse o no con Paulino Rivero, que estuvo en la final de cadetes, tampoco tiene consistencia. Conozco desde hace muchos años a Noemi de Luis, a la que considero mi amiga y responsable de protocolo -entre otras muchas cosas- de la Federación, y cuando cursa invitación a un ayuntamiento lo hace a toda la corporación. Así, que si Correa no estuvo en la final de cadetes, un evento de primer nivel, es porque no pudo o no quiso.

La lucha canaria es una cuestión de Estado en La Victoria. Entiendo que la sede de la Nacional en este municipio le da más que le quita. Utilizar la lucha para otros fines, porque los victorieros son personas con mucha memoria, puede ser peligroso. Fermín está en todo derecho de ser alcalde de La Victoria, si cuenta con el apoyo de todos los suyos y con los votos del Partido Socialista, porque eso está legislado en política. De todas maneras, la gente del municipio sabe cuáles fueron los motivos porque Fermín no pactó con el otro Correa y sí con Haroldo Martín.

Por tanto, es un asunto que traerá mucha cola y que Fermín se debe aclarar por el bien de La Victoria.