X
CD TENERIFE - HÉRCULES CF >

El Tenerife se olvida de marcar

   

FOTOS: MOISÉS PÉREZ FOTOS: MOISÉS PÉREZ FOTOS: MOISÉS PÉREZ FOTOS: MOISÉS PÉREZ FOTOS: MOISÉS PÉREZ
<
>
FOTOS: MOISÉS PÉREZ

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

El CD Tenerife dominó a su rival, el Hércules de Alicante. Lo maniató. Le impidió crear y lo redujo hasta únicamente permitirle defender. También controló el esférico. No obstante, y a pesar de todo lo anterior, al equipo de Álvaro Cervera le faltó ayer, y contra el Alcorcón también, ser más efectivo cuando llega ante el portero rival. Y sin goles no se logran victorias. Por este motivo los blanquiazules solo pudieron obtener un punto el día que debutaron frente a su afición.

Precisamente buscó el preparador local mayor fortuna en la portería rival introduciendo numerosos cambios en el once inicial. Hasta cinco novedades hubo con respecto a la formación del pasado fin de semana. Así, entraron de inicio Salva Ruiz, Quique Rivero, Suso, Luismi Loro y Borja Pérez. Funcionaron a medias, ya que es verdad que el conjunto mejoró si se compara con el que se vio en el campo de Santo Domingo.
El encuentro arrancó muy parejo, con los dos equipos buscando tener el control del balón, pero fue el Tenerife quien decantó la balanza hacia su lado.

Tras superar los lógicos nervios del debutante, empezaron a recordar la identidad que les permitó ascender la temporada pasada. La defensa se mostró siempre sólida. Los centrocampistas creaban y destruían con acierto y los jugones de arriba, a lo suyo. A asociarse y a crear llegadas, que no ocasiones, que en general fueron escasas.

Los dos costados, Suso por la derecha y Cristo y Salva por la izquierda, eran puñales que perforaban una y otra vez a los laterales que ayer vestían completamente de amarillo. Sin embargo, ni Luismi ni Borja lograban cazar ningún balón para cumplir con su cometido. Cuando ya se había superado la media hora de partido, el dominio local era claro y manifiesto.

Eso descolocaba a los herculanos, que daban la impresión de ser ellos los recién ascendidos. Gai Assulin no soportó con deportividad la superioridad rival y, desquiciado, propinó una fea patada a Carlos Ruiz. Le costó la roja directa, la reprimenda de sus compañeros y dejar a su equipo en inferioridad numérica durante gran parte del encuentro. Otro punto a favor del Tenerife para creer que iba a llegar la primera victoria de la temporada.

Minutos antes de eso, la tuvo de cabeza (minuto 31) Cristo Martín, después de una acertada maniobra por la banda derecha de Suso. El testarazo del blanquiazul fue rechazado con dificultades por Falcón, quien luego, casi en boca de gol, junto a Héctor Yuste, pudo eliminar la opción de remate que buscaba Loro. Fue la mejor ocasión del Tenerife en la primera parte.

La segunda parte acabó como acabó la primera. El equipo blanquiazul tomaba el control del partido y embotellaba al Hércules en su terreno de juego. El conjunto tinerfeño tenía el balón pero no lograba crear ocasiones claras de peligro, en parte por el buen trabajo defensivo del bloque alicantino. Pero el Tenerife encontró un método para incordiar a Falcón: los lanzamientos lejanos.

El más claro se produjo en el minuto 78, cuando Aitor enganchó un fuerte disparo desde la frontal, que pasó pegado al palo derecho de la portería del Hércules. Sin embargo, el gol nunca llegó y el Tenerife empeoró en la recta final del duelo.

LOS CAMBIOS NO SURTIERON EFECTO

Un entrenador hace los cambios para mejorar a su equipo, pero a veces lo que provoca es lo contrario. Así sucedió ayer. Cervera, con la mejor intención, llevó a cabo unas sustituciones buscando el triunfo, pero hizo que su equipo se desdibujara y perdiera claridad. El primer relevo fue el de Salva, quien fue sustituido por Óscar Ruiz. Pero al ex del Cartagena no lo colocó en el lateral. Lo adelantó hasta el extremo, ubicando a Luismi Loro en la defensa, para extrañeza general. Su intención era crear superioridad por ese costado con acciones de dos contra uno, pero pocas veces funcionó así.

Luego quitó a Suso, para darle entrada a Chechu. Hombre por hombre. Parecía lo más lógico. Y por último entregó sus últimas esperanzas al joven Ayoze, que saltó al campo faltando 10 minutos y con la responsabilidad de solucionar la papeleta. Poco tiempo disponía el canterano para misión tan complicada, ya que sus compañeros estaban cansados y el rival era solidario en el esfuerzo para evitar el gol local. En los últimos minutos de partido, el Tenerife se volcó en la meta herculana en busca del gol, pero por poco le cuesta caro.

En una contra alicantina, Aragoneses tuvo que aparecer para rechazar el disparo de Adrián Sardinero, favorecido por un balón que se le había despistado a Bruno. Al final, injusto reparto de puntos.

Ficha técnica

0. CD Tenerife: Sergio Aragoneses; Javi Moyano, Bruno, Carlos Ruiz, Salva Ruiz (Óscar Rico, min. 52); Aitor Sanz, Quique Rivero; Suso (Chechu, min. 69), Luismi Loro (Ayoze Pérez, min. 80), Cristo Martín y Borja.

0. Hércules CF: Falcón; Aitor, Pamarot, Borja Gómez, Peña; Héctor Yuste, Héctor Font (Escasso, min. 46); Sardinero, Assulin, Campos Toro (David Ferreiro, min, 70) y Dioni (Eldin, min. 54).

Árbitro: José Luis Lesma López (Comité Madrileño). Expulsó en el minuto 38 al jugador visitante Assulin, por dar una patada sin balón al local Carlos Ruiz.

Incidencias: Encuentro de la segunda jornada de la Liga Adelante que se disputó en el estadio Heliodoro Rodríguez López, de la capital tinerfeña, ante unos 8.981 espectadores, según comunicó el club. La nadadora paraolímpica Michelle Alonso, campeona en el mundial IPC de Montreal, hizo el saque de honor antes del inicio del partido. Se guardó un minuto de silencio en memoria de todos los accionistas, abonados y aficionados del representativo tinerfeño, fallecidos durante la temporada anterior.