X
SOCIEDAD >

Datos patrimonio de la humanidad

   

Ganadores Open Data Canarias 2013

Óscar Maqueda, Francisco José Martín y Moisés Lodeiro son los ganadores del primer concurso Open Data Canarias 2013. / FRAN PALLERO

SARAY ENCINOSO | Santa Cruz de Tenerife

Que los datos sean patrimonio de la humanidad. Convertir una idea en realidad es mucho más fácil cuando la información no está restringida a unos pocos. En la Universidad de La Laguna lo tienen muy claro: saben que ahí está la clave del cambio. Este año han decidido sumarse al movimiento mundial Open Data y han convocado el primer concurso de ideas. El objetivo, aprovechar la ingente cantidad de documentos que genera el sector público para crear aplicaciones móviles. Suena bien, pero ¿cómo hacerlo? ¿Dónde están todos esos datos?

Esta iniciativa consiste en abrir los archivos de las administraciones y ponerlos al alcance de todo el mundo en formatos digitales, estandarizados y abiertos. De esta forma, la sociedad puede usarlos para informarse o crear nuevos servicios comerciales.

El primer concurso Open Data Canarias 2013 ha querido impulsar la olvidada cultura del dato y la reutilización de la información pública. Ocho proyectos se presentaron a esta primera convocatoria, pero sólo tres obtuvieron premio: Chascar en Tenerife, Casarife y Guaguapp. Aunque el certamen no era sólo para universitarios, los tres han sido ideados por estudiantes de Informática de la institución académica, que han convertido un logaritmo en una herramienta cotidiana. Y ninguno lo hizo pensando en cómo sacarle rentabilidad económica a los proyectos. Estaban interesados en los premios (sobre todo en el iPad Mini), pero lo que más les animó fue marcarse un reto que luego podrían sumar a su currículo. “Conozco a un chico que fue contratado por Tuenti después de hacer una aplicación”, explica Francisco, el creador de Chascar en Tenerife, una aplicación que te permite localizar en un mapa toda la oferta de restauración de la Isla y que cualquiera puede descargarse.

Moisés es un apasionado del turismo rural, pero no tenía ni idea de dónde podía enterarse de toda la oferta de la Isla. Así fue cómo surgió Casarife, un listado de todas las casas rurales de Tenerife – “muchas más de las que imaginas”- y de casas de la juventud. Su idea es seguir ampliando su proyecto: “Sería estupendo poder incluir los senderos”.

Guaguapp es la mejor opción para enterarte de cómo llegar a un sitio si viajas en guagua. La herramienta, creada por Óscar, te permite saber qué ruta tomar, pero también cuándo y dónde pasará la próxima guagua. Decidió poner en marcha la aplicación por necesidad. “Me hacía falta a veces para moverme, para ir a algún sitio desde la Universidad”.

Estas son las primeras ideas que han surgido después de que la Universidad de La Laguna, en colaboración con el Cabildo de Tenerife, Metropolitano y Titsa, hayan creado una plataforma que contiene información sobre alojamientos turísticos, establecimientos de restauración, servicios de transporte público y oferta de becas y prácticas de la Fundación General de la Universidad de La Laguna. El objetivo es que, con el tiempo, más entidades se sumen a esta iniciativa que está dando la vuelta al mundo y que muchos más ciudadanos le saquen partido a todos esos datos que en teoría siempre han tenido, pero nunca han visto.

Explosión de datos desde 2010

En el año 2010 se inició un movimiento que tiene mucho que ver con la transparencia. Fue entonces cuando arrancó definitivamente Open Data, un proyecto global que se basa en la puesta a disposición de la sociedad de manera libre de gran cantidad de datos procedentes de diferentes organizaciones, fundamentalmente del ámbito de la Administración Pública o de aquellos proyectos que han sido financiados con dinero público o creados por una institución pública. Lo normal es que los datos proporcionados estén en formato no textual y se centren en diferentes temáticas (médicos, geográficos, meteorológicos, sobre biodiversidad, servicios públicos, etc.).

Se trata de abrirlos a la sociedad para que ésta pueda sacar provecho de ellos porque las organizaciones que los ofrecen no pueden, no quieren o simplemente no tienen la capacidad de analizarlos o procesarlos. Ponerlos a disposición de la sociedad hace que cualquier persona u organización construya sobre ellos una nueva idea. Es una fórmula perfecta para abrir una puerta a la innovación y al conocimiento, y al mismo tiempo ofrecer nuevas oportunidades de negocio. En el caso de la Administración Pública, el movimiento Open Data viene a apoyar la tendencia Open Government. Parece que la democracia también ha llegado a la información institucional. Ahora los datos sí son patrimonio de la humanidad.