X
TENERIFE >

El decreto reducirá de 500 a 70 el número de guachinches de la Isla

   

Guachinches Tenerife

Los establecimientos deberán pedir permiso para realizar la actividad, que no debe exceder de cuatro meses al año. / MOISÉS PÉREZ

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Desde hace ya bastantes años, tanto la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa del Valle de La Orotava (Apymevo) como la Asociación de Viticultores (Asviten) llevan reclamando a las administraciones públicas la regularización de los guachinches. Finalmente, tras años de demandas, el pasado 9 de agosto, con la publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) entraba en vigor el decreto para regular esta actividad, aunque los empresarios y viticultores contarán con un periodo de tres meses para inscribirse en el pertinente registro y adaptarse a la normativa. Aunque de momento no existan cifras reales del número de guachinches en Tenerife, desde Apymevo se apunta a que son alrededor de 500, e insisten en que con la crisis ha proliferado el número, sobre todo, de aquellos que no cumplen con los requisitos de este tradicional establecimiento que tiene como fin principal vender el vino de la cosecha propia.

Al respecto el presidente de Apymevo, Fernando Plasencia, aseguró a este medio que uno de los cambios que va a provocar esta normativa es que se reduzcan en un 80% el número de guachinches, pasando de unos 500 actuales a alrededor de 70. Augura que dado que el decreto estipula una serie de requisitos de los establecimientos actuales algunos desaparecerán, otros pasarán a ser bodegones y otros se regularizarán como guachinches. Además, destacó que dado que solo podrán abrir durante cuatro meses como máximo, buena parte del año no existirán los guachinches.

Por último, Plasencia se congratuló con que después de tantos años de lucha entre Apymevo y Asviten haya salido adelante esta normativa, que permitirá garantizar el servicio, al igual que la continuidad de esta figura de la restauración.

TRAMITACIÓN EXIGIDA

Dado que los interesados tienen tres meses (hasta principios de noviembre) para presentar en el Cabildo la documentación requerida y darse de alta, tanto Apymevo como Asviten se han ofrecido a asesorar a los empresarios y realizar algunos trámites.

El presidente del colectivo de viticultores, Valerio García, indicó -además de valorar la aprobación del decreto- que ahora se está asesorando a los interesados, para a partir de septiembre inscribirse en el registro de la Corporación insular para legalizar su situación.

En este trimestre los propietarios, al darse de alta, deberán presentar su registro en Industria, el de embotellamiento y el sanitario. Pasado este tiempo, el Cabildo verificará que se cumple lo establecido y se permitirá la apertura.

REQUISITOS

Objeto. El decreto tiene por objeto la regulación de la actividad de comercialización al por menor y por tiempo determinado, de vino de cosecha propia, procedente de viñedos pertenecientes o explotados por quien la ejerce.

Plazo de apertura. El periodo de apertura del establecimiento no deberá superar los cuatro meses al año debiendo, en todo caso, cesar la actividad desde el momento en que se agote el vino de cosecha propia.

Comunicación. La persona que ejerza la actividad deberá comunicar anualmente al Cabildo insular correspondiente la apertura y cierre del establecimiento o local en el que se desarrolle.

Tres platos. Solo se podrá ofrecer y servir hasta un máximo de tres platos diferentes de elaboración culinaria, así como encurtidos, frutos secos y fruta cultivados por la persona titular de la actividad o producidos en la zona. La comida deberá elaborarse fundamentalmente con ingredientes asimismo cultivados o producidos por el titular de la actividad o con productos propios de la zona o arraigados en la tradición culinaria local. La oferta de bebidas se limitará a vino de cosecha propia y agua.

Distintivo. En el exterior del establecimiento, junto a la entrada principal y en sitio bien visible, será obligatoria la exhibición de una placa-distintivo.

Precios. Tendrán que tener expuesta al público la lista de precios y los platos.