X
tribuna Antonio Pastor

Desierto turístico – Por Antonio Pastor

   

Nada se puede conseguir, en la vida, sin una buena planificación sobre objetivos, ya sea personal o empresarial, y ejecutarlos. Cansado de escuchar las reacciones producidas por el incremento en el número de viajeros (turistas) en un momento determinado que han sido por las desgracias ajenas debidas a conflictos bélicos o políticos. Me horroriza pensar que la planificación turística implementada en la Europa del norte y Rusia, por profesionales y el Cabildo, ha caído en saco roto. Para los que llevamos más de cuarenta y seis años en el subsector, reconocido como experto en turismo en España y en otros países, y defenestrado por los políticos de tu propia tierra, no creo que la puesta en escena, cambio de decorado incluido, realización y culminación en las acciones por parte del vicepresidente primero y consejero de Turismo del Cabildo de Tenerife y su equipo, con su nueva estrategia de marketing, haya fracasado. No se crean que la llegada de los viajeros desviados desde el Mediterráneo, aunque ayudarán en la temporada de verano, reflejen el resultado de la gestión y el ímprobo esfuerzo realizado en las últimas campañas turísticas. Los números, positivos, han quedado demostrados en el primer semestre de este año. Lo que realmente me preocupa es que Santa Cruz permanece gélida, por no decir parca en ideas, en el ámbito turístico. Esto me recuerda y me preocupa que la orientación con buen criterio expuesta por Gabriel Wolgeschaffen, director del hotel Silken Atlántida Santa Cruz, el pasado 26/02/12, haya sido como predicar en el desierto. Crítico y optimista a la vez, desgrana la importancia que tiene la diversificación turística en la capital. Máxime, aprovechando la llegada del turismo ruso, más proclive e inmerso en el conocimiento y auténticos devoradores de la cultura de cualquier país. Como dio a entender el director de hotel, G. Wolgeschaffen, si conseguimos ensamblar y me refiero a “vender nuestra oferta” a grupos y empresas -alojamiento con las playas o piscinas, deportes náuticos, pesca, submarinismo, excursiones en barcos de recreo, etcétera, escenificando nuestra historia y visitas culturales, degustación gastronomía incluida, puesto que el clima lo tenemos-, empezaremos a descubrir y recibir el turismo que deseamos para Santa Cruz. Solo necesitamos ¡acción! Hay que dejar atrás las palabras y romper la dependencia del cliente de negocios individual, decía convencido este profesional y director de hotel, Gabriel Wolgeschaffen. La captación del viajero potencial de conferencias y seminarios está en el cliente interno de las empresas o multinacionales que destacan por su desarrollo económico, en especial las empresas exportadoras cuyos empleados disponen de un decoroso poder adquisitivo medio alto. Sin olvidar a los jubilados y familias. Nuestro Cabildo no se dormirá, tiene experiencia y tiene los medios para la captación de esas empresas españolas, también de la Europa del Norte, quizás Rusia, Países Escandinavos etc. Dejemos a un lado los prejuicios y empecemos a trabajar. ¡Santa Cruz te necesita!