X
atletismo >

El equipo español de 4×400, con el palmero Samuel García, eliminado

   

El palmero Samuel García (izquierda) recorre los últimos metros para entregar el testigo. | EFE

El palmero Samuel García (izquierda) recorre los últimos metros para entregar el testigo. | EFE

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El equipo español del relevo 4×400 metros, formado por Roberto Briones, Samuel García, Mark Ujakpor y Pau Fradera, ha quedado eliminado en las series de los Mundiales de Atletismo que se disputan en Rusia al finalizar en la sexta posición de la primera serie clasificatoria con una marca de 3:04.07 en la primera carrera. Los inalcanzables Jamaica y Gran Bretaña fueron los dos primeros clasificados.

El palmero Samuel García fue el mejor relevista de la delegación española al recibir el testigo de Briones en la penúltima posición (séptimo), y avanzar hasta la quinta plaza, pero Ujakpor no pudo acercarse a los los cuatro de arriba y Fradera, en la última posta, no pudo mantener la posición frente al dominicano Luguelin Santos, bronce en la prueba individual.

A la final, sólo pasaban a la final los dos primeros de cada serie y otros dos por tiempos.

En esta serie Jamaica (3:00.41) y Gran Bretaña (3:00.50) se clasificaron por puestos, mientras que Venezuela entró en tercera posición, con un registro de 3:02.04, pero quedó fuera de la final por tiempos.

Estados Unidos (2:59.95), que logró la mejor marca de la temporada y Trinidad y Tobago (3:00.48), fueron los primeros clasificados de una segunda serie en la que los relevos de Bélgica (3:00.81) y Brasil (3:01.09) que fueron los repescados y entraron en la final al correr en la semifinal más rápida.

En la tercera y última serie de semifinales, se impuso Rusia (3:01.81) y el segundo clasificado fue Australia.

Una sola familia aporta tres de los cuatro relevistas belgas

La familia Borlee aportó las tres cuartas partes al equipo belga de relevos 4×400 metros que obtuvo la tercera plaza, y el pase a la final, en la segunda serie con un tiempo de 3:00.81. Antoine Gillet cubrió la primera posta y, a partir de ahí, se sucedieron tres hermanos Borlee sobre la pista: Jonathan -cuarto en la final individual-, Dylan y Kevin.

Beitia empieza a ser infalible

La capitana Ruth Beitia marcó el camino a los jóvenes del equipo español con una actuación impecable en la calificación de altura que le condujo a su cuarta final en unos campeonatos del mundo.

El obstaculista gerundense Ángel Mullera, que en algún momento llegó a soñar con estar en puestos de finalista (ocho primeros), despertó a la realidad con el undécimo en una final dominada, como siempre, por los kenianos, y Borja Vivas fracasó en su intento de alcanzar su primera final.

Beitia regresó a la final de altura de unos Mundiales, tras el paréntesis de Daegu 2011, al superar el listón situado en 1,92 metros en la ronda de calificación.

La atleta cántabra, que el año pasado, con 33 años, hizo un amago de retirada después de conquistar el título europeo y terminar cuarta en la final olímpica, reconsideró su decisión y tras ratificar su oro continental en Gotemburgo -ahora en pista cubierta- el sábado volverá a disputar la final de unos campeonatos del mundo.

Será la cuarta para ella. En Daegu 2011, con la misma marca que hoy, no se clasificó pero, curiosamente, formó parte del relevo 4×100 español, en sustitución de la lesionada Belén Recio.

Beitia definió el concurso por las medallas del sábado como “territorio comanche, con tres rusas y una americana”, consideró que habrá que saltar dos metros para ganar medalla y anticipó sus planes de seguir en activo el año próximo.

Por la tarde, Ángel Mullera se embarcó en un a guerra imposible contra los africanos en una prueba en la que no consientes intrusos, los 3.000 metros obstáculos, en la que Ezekiel Kemboi consiguió hoy su tercer título mundial consecutivo por delante del hombre que está llamado a sucederle, Conseslus Kipruto.

Mullera, campeón de España hace dos semanas, no pudo aguantar el ritmo keniano a partir del segundo kilómetro y llegó undécimo a la meta con 8:20.93.

Peor imagen ofreció el lanzador de peso Borja Vivas, eliminado con una de sus peores marcas del año: 18,97, la segunda peor entre los trece que competían en el grupo B.

Presente por tercera vez en unos Mundiales, Vivas había estado también lejos de la final en Berlín 2009 y Daegu 2011, pero esta temporada, con 29 años, se había mostrado consistente en los 20 metros. El 1 de junio pasado logró su mejor registro personal (20,63), aunque lo hizo en casa, en la ciudad deportiva de Carranque, sin la presión de los grandes campeonatos.

Un nulo en el primer intento obligó a Vivas a extremar las precauciones. En la segunda ronda lanzó 18,95 metros, que le situaban momentáneamente undécimo en el grupo B, y sólo mejoró dos centímetros en su lanzamiento del adiós.