X

Estudian el potencial de frutales tropicales para su cultivo en Canarias

   

EFE | Santa Cruz de Tenerife

Investigadores del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) estudian el potencial de frutales tropicales exóticos para su cultivo en Canarias, informó hoy la Consejería regional de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

Los trabajos del ICIA en este ámbito se dirigen a estudiar el comportamiento agronómico de especies exóticas en las condiciones agroclimáticas del Archipiélago con el fin de explorar sus posibilidades de cultivo y comercialización.

Para ello los investigadores de este centro cuentan en la finca de la Cueva del Polvo, en Guía de Isora (Tenerife), con una colección de especies de frutales tropicales nuevas en las islas, como Jack fruit y varios tipos de manzanas de Java, entre otras, cuyas investigaciones se encuentran en fase inicial.

Otras más antiguas como las de mamey rojo, del que ya se han realizado ensayos más avanzados y hay algunas pequeñas plantaciones de agricultores particulares.

En las zonas más cálidas de Canarias existen algunos árboles de mamey plantados en las últimas décadas del siglo XX, probablemente de semillas traídas de Florida o Cuba.

Asimismo, desde el 2002 se creó una parcela de experimentación en dicha finca del Instituto en el suroeste de la isla, en la que los estudios de la variedad introducida en Canarias, conocida como Pantin o Key West-originaria de Florida-, han permitido constatar la viabilidad de su cultivo, especialmente en zonas de clima costero del Archipiélago.

En este campo destacan especialmente los ensayos de litchi o cereza de la China llevados a cabo con diversas variedades y que han puesto de manifiesto el interés de este fruto de apreciadas cualidades gustativas, hasta el punto de que, en la antigüedad, estaba reservado a los emperadores.

A estos estudios se suman los desarrollados en papaya, orientadas a identificar las mejores variedades de esta fruta con el propósito de determinar los aspectos más destacables de cada una y dilucidar si, en el futuro, mediante técnicas de mejora genética, se podrían lograr cruzamientos de las que se consideren más óptimas, para obtener, a medio plazo variedades mejor adaptadas.

También se han desarrollado trabajos en mango, encaminados entre otros aspectos a analizar la evaluación de cultivares y puesta a punto de técnicas de cultivo enfocados a resolver los problemas de su cultivo en Canarias, realizándose además estudios de mejora genética dirigidos a obtener variedades mejor adaptadas a las condiciones climáticas de las islas.

En el marco de estas actuaciones, existe en esta finca un banco de germoplasma con más de cincuenta variedades de diferentes procedencias, principalmente de Florida, Sudáfrica, Israel, México, India, Tailandia y Brasil, entre otros destinos, dirigido a evaluar si éstas se adaptan a las condiciones de cultivo en el Archipiélago, su producción, y las características organolépticas de las mismas, que aluden entre otras cuestiones a la cantidad de azúcar y que determina que resulten más o menos agradables al gusto.

Todas estas investigaciones permiten diversificar la actividad agrícola y que los agricultores dispongan de una mayor variedad para el cultivo, de complemento a los tradicionales; así como obtener frutos de mejor calidad comercial.

El mamey colorado es un fruto cuyo centro de origen se extiende desde el sur de México al norte de Nicaragua y se cultiva en toda América Central, Caribe y norte de Sudamérica, por lo que es muy popular en los huertos familiares en Cuba, y abundante en Guatemala.

Se trata de un árbol de estructura abierta que en Canarias no sobrepasa los 8 metros de altura y que da frutos redondos o elípticos, de hasta 20 centímetros de largo que pueden sobrepasar los 2 kilos de peso.

Éstos tienen una piel áspera, gruesa y de color marrón, y su pulpa en cremosa y rojiza, de color salmón rojizo. Se caracteriza por ser rico en vitaminas A y C, potasio y fibras, y se consume fundamentalmente en fresco,-aunque su pulpa se puede conservar congelada manteniendo bien sus características organolépticas- solo o en ensalada de frutas.

Se suele usar para hacer batidos y helados y también se emplea en mermeladas, tartas, pudines y otros postres.

Los frutos tardan dos años en madurar, por lo que en el momento de recolección es frecuente ver en un mismo árbol frutos maduros, frutos de un año de desarrollo, y flores que darán la tercera generación de frutos.

El litchi, también conocido como mamoncillo chino o cereza de la China, es originario de la provincia de Cantón, al sur de China. Se consume principalmente en fresco, que es la forma en que mejor se aprecia su aroma delicado y su excelente sabor.

Otros usos incluyen el enlatado en almíbar, fabricación de jaleas, helados y en seco. Se congelan enteros en bolsas de polietileno conservando su aroma y frescor varios meses. También pueden congelarse pelados y sin semilla.