X
paracaidismo >

Familiares, amigos y personalidades del deporte despiden en Barcelona al aventurero Álvaro Bultó

   

Álvaro Bultó tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona

Una de las cinco hermanas de Álvaro Bultó y su familia se dirigen al tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona. | EFE

EFE | Barcelona

El aventurero y presentador de televisión Álvaro Bultó, fallecido la semana pasada en un accidente mientras practicaba wingfly (salto al vacío con un traje de alas) en los Alpes suizos, fue despedido hoy por unas 600 personas, entre familiares, amigos y personalidades del mundo del deporte. No hubo capilla ardiente previa para velar por su cuerpo, pues fue cremado en Suiza. El funeral, presidio por la urna con sus cenizas, se ha celebrado en el tanatorio del barrio barcelonés de Sarriá-Sant Gervasi, y se ha iniciado con la lectura del poema de Mario Benedetti No te rindas.

Entre los asistentes se encontraba el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, amigo de la familia, y Alberto Fernández Díaz, el líder del PP en el Ayuntamiento de la ciudad, amigo y compañero del colegio de Bultó, además de muchos deportistas que han dado el último adiós al fallecido y han expresado sus condolencias a toda la familia.

En el funeral se ha visto a los tenistas Arantxa Sánchez Vicario y Jordi Arrese, los corredores motociclistas Sete Gibernau -sobrino de Bultó- y Álex Clivillé, o al exfutbolistas Julio Salinas, o el piloto de automovilismo Dani Clos. También han asistido personas vinculadas al deporte y a la televisión como el expresidente del F.C.Barcelona Joan Laporta; Jaume Roures, de Mediapro; la actriz Elsa Anka, además de muchísimos amigos, que han querido despedirse del deportista, el noveno de los diez hijos de una familia muy conocida y vinculada al motor de la capital catalana, pues su padre fue fundador de Montesa y posteriormente de Bultaco.

Alvaro Bultó, Toni López y Santi Corella proyecto Alas

Alvaró Bultó (derecha) junto a Toni López y Santi Corella antes del salto en Las Cañadas. | DA

Inseparable compañero

Quien no ha faltado tampoco ha sido Santi Corella, del proyecto Alas, que estaba saltando con Álvaro Bultó en Suiza cuando sufrió el trágico accidente. Corella ha declarado que “se ha perdido a un gran deportista que destacaba en cualquier deporte que hacía y que requiriera preparación y técnica”. Muy afectado, ha contado que el salto en el que murió “era fácil” teniendo en cuenta que habían hecho algunos muchísimo más complicados, y que llevaba más de 13 años saltando.

“Álvaro Bultó ha vivido 51 años, pero todos los que estamos aquí, ahora, no hemos vivido tanto como lo ha hecho él, porque lo ha hecho plenamente y en eso sí que ha sido un campeón. Era muy vital y estaba lleno de vida y energía”, ha señalado Corella.

Sobre los motivos por los cuales no se abrió el paracaídas de Bultó, Corella ha dicho que fue simplemente un accidente, igual que también ocurren accidentes en una casa, y que quizá al saltar rozó una roca que le desestabilizó.

Otra versión comentada entre los asistentes es que el origen pudo estar en cambio térmico del viento que le precipitó al vacío. Corella ha explicado que cuando murió Bultó, el pasado viernes por la mañana, llevaban toda la semana saltando en el proyecto Alas. “Cuando saltamos lo hacemos de una forma racional porque no somos unos locos, tenemos familia, y todo está muy pensado y muy medido”, ha recalcado.

Alvaro Bulto Wild Wolf

Imágen de archivo de Álvaro Bulto durante un salto. | DA

Álvaro Bultó, de 51 años, murió el pasado 23 de agosto a consecuencia de un accidente mientras practicaba wingfly (salto al vacío con un traje de alas) y no abrirse su paracaídas, en la zona de Stechelberg, en Lauterbrunnen, en el cantón suizo de Berna (oeste).

El pasado martes, la Policía del cantón Berna confirmó que habían concluido las investigaciones relacionadas con los restos del aventurero y presentador, pero que la Fiscalía cantonal continuaba las pesquisas sobre las causas del accidente y, concretamente, el motivo por el que no se abrió su paracaídas.

Nacido en Barcelona el 11 de junio de 1962, Álvaro Bultó fue pionero en llevar la aventura a la pequeña pantalla con espacios en TVE como Frontera límite (1995), en el que protagonizó saltos en caída libre, submarinismo junto a tiburones y rutas en 4×4.