X
GUÍA DE ISORA >

Más de cien familias piden comida cada mes a los Servicios Sociales de Guía de Isora

   

COMIDA SOCIA GUIA ISORA

Los alimentos son almacenados y distribuidos por el Ayuntamiento. / DA

NICOLÁS DORTA | Guia de Isora

En una población que ronda los 21.000 habitantes, más de cien familias al mes, una media de 25 semanales y 860 de enero a junio, piden comida y ayudas de primera necesidad (alquiler, medicamentos, gasto para el trasporte, mantenimiento de la vivienda, apoyo en la infancia) en los Servicios Sociales de Guía de Isora. Esta es la realidad a la que se enfrenta la Administración Local, que ha perdido este año 400.000 euros en subvenciones para este departamento que absorbe el 12,90% del presupuesto municipal total.

Un total de 315 familias han recibido ayudas en metálico desde enero a junio

Así lo explica a DIARIO DE AVISOS la responsable de Servicios Sociales, Raquel Gutiérrez. La edil añade que el banco de alimentos, gestionado por el Ayuntamiento, está en parte subvencionado por las aportaciones de los hoteles, los colectivos y las ONG, Cáritas y Cruz Roja, siempre en coordinación “para que no haya picaresca”, dice la concejala. En ayudas en metálico desde enero a junio se atendieron en el municipio 315 familias.

“Seguimos invirtiendo en capital humano , no cerramos estos Servicios Sociales, sino que hemos incrementado las ayudas”, dice la edil. “Queremos ciudadanos con conciencia y establecer aportaciones no como algo puntual sino todo el año”.

El perfil del demandante de comida y otras ayudas de primera necesidad va cambiando con el tiempo. Antes eran familias desestructuradas donde ninguno de los miembros trabajaba. Ahora, se suman hombres mayores de 52 años que han perdido la prestación por desempleo y no encuentran trabajo. “Cada vez la situación va tocando a diferentes familias”, agrega Gutiérrez.

También existen adolescentes y jóvenes igualmente en paro que no tienen ningún tipo de ingreso y tienen hijos. “Esta es la realidad a la que nos enfrentamos cada día y la situación sigue aumentando”, dice la edil.

TRABAJO TRANSVERSAL

Para Raquel Gutiérrez, los Servicios Sociales deben estar contemplados no solo como una asistencia puntual que solvente una demanda concreta de una familia o particular determinada, sino un recurso que ayude a las personas que lo necesitan a salir adelante desde el trabajo transversal. Así, a las personas que piden comida, una ayuda al alquiler o ayudas económicas, se les puede derivar igualmente a otras concejalías como Empleo o Educación y se intenta buscar soluciones conjuntas para que vayan saliendo de esta situación. “No debemos caer en el asistencialismo”, puntualiza.

Por otra parte cabe citar que la residencia de mayores es una de las asignaturas pendientes que tiene el Ayuntamiento. Tras la paralización de la obra, bastante avanzada en su estructura, por la falta de dinero público, Administración Local está buscando, sin éxito hasta el momento, financiación privada para continuar con la obra.

“La residencia de mayores es una demanda que tenemos en cuenta, pues existen de siete a ocho solicitudes a la semana para una plaza y nosotros somos conscientes de eso, pero hay que entender que no hay dinero público y que igualmente las empresas privadas tampoco han estado hasta ahora interesadas”, dice Raquel Gutiérrez.

El centro para mayores que sí funciona es la residencia de día del casco, gestionada por el Gobierno de Canarias en colaboración con el Ayuntamiento y donde se realizan actividades de mañana y de tarde para unos 20 mayores que reciben atención.

A la concejal de Servicios Sociales le preocupa que “los derechos de los ciudadanos estén cubiertos y en esa línea entra la ayuda a domicilio”. En este servicio se atiende en la actualidad a 70 familias tanto a mayores como a personas con discapacidad. Esta asistencia prioriza la calidad de vida en el hogar, contribuyendo a la realización de tareas domésticas.

“La mayoría de las personas tienen tramitadas las ayudas de la dependencia pero no la reciben” añade la concejala isoriana. La idea, según explica, es seguir prestando el servicio de ayuda a domicilio y ampliarlo si fuese necesario.