X
Tribuna >

Necesidad y compromiso – Por María Elena Delgado Hernández

   

La Oficina de Comunicación del Área de Seguridad Ciudadana y Movilidad del Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna se creó a finales del año 2006, cuando era concejal de Seguridad el que hoy es alcalde de Aguere, Fernando Clavijo Batlle. Desde entonces trabaja coordinadamente con el Gabinete de Prensa de la Alcaldía para comunicar todo aquello que, en el ámbito de la seguridad y la movilidad, sea de interés para la ciudadanía y, muy en especial, para los vecinos de La Laguna. Cuenta con imagen corporativa propia y con la cuenta comunicación@aytolalaguna.es. La atención al tráfico y la seguridad vial se lleva gran parte del trabajo. Cada mañana se atiende a las radios locales para informar sobre el estado del tráfico. Lo más destacable e innovador ha sido el diseño de mapas que insertan las puntuales modificaciones en la señalización que se dan en las calles laguneras, motivadas por eventos religiosos, culturales, lúdicos, deportivos, festivos, por obras o por actuaciones de los servicios municipales. Estos se cuelgan y difunden en las redes sociales de Facebook y Twitter (trafico la laguna), en la web municipal y se envían masivamente a correos de asociaciones de vecinos, ONG y distintos colectivos sociales y a todo el personal del área. Los seguidores ya se acercan a 500 en Twitter y a los 300 en Facebook. Además de los servicios que presta la Policía Local (acciones humanitarias, de prevención, sucesos, detenciones,…), se informa de la gestión del servicio público de taxis, de las mejoras en la señalización vial en el municipio, de los preventivos de protección civil en eventos y emergencias, y todo ello con el apoyo transversal de las secciones y los negociados en la redacción de bandos de alcaldía y en la tramitación de los diferentes procedimientos administrativos. No obstante, la inmediatez con la que se precisa informar sobre determinados servicios policiales que puedan ser noticiables requiere de la Oficina de Comunicación el ponderar entre el derecho a la comunicación de una información veraz que tienen los medios, el derecho a la intimidad de los detenidos, imputados o víctimas, y las prescripciones de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que, aunque se remontan a 1882, su vigencia obliga al secreto de las diligencias hasta que se abra el juicio oral. Un difícil equilibrio que hay que buscar en cada caso. Poner barreras en este campo siempre fue difícil, más aún hoy con las nuevas tecnologías al alcance de los ciudadanos. Ya cualquier persona puede sacar fotos o grabaciones desde sus smartphones y difundirlos a través de las redes sociales. No son infrecuentes los casos en que, aún sin haberse informado desde la Oficina de Comunicación, están colgados en los digitales de muchos medios fotografías o grabaciones de los hechos acaecidos. El compromiso que tiene la Oficina de Comunicación es precisamente ese, satisfacer esa necesidad de información, sin violentar derechos y con el máximo respeto al ordenamiento jurídico, pero haciendo posible que la opinión pública esté informada y que los policías y demás trabajadores vean reflejado su trabajo en los medios.