X
SUCESOS>

Pillado a 109 km/h por Los Majuelos

   

Imagen del vehículo tomada por el radar

Imagen del vehículo tomada por el radar. | DA

EFE | Santa Cruz de Tenerife

El servicio de radar de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife ha detectado a un conductor novel que circulaba por la avenida de Los Majuelos a 109 kilómetros por hora en una vía con un límite de velocidad de 40 kilómetros a la hora, con el carné retirado por orden judicial y sin seguro.

Según ha informado la Policía Local en un comunicado, el infractor, cuyas iniciales responden a J.A.H.S. y que tiene 28 años de edad, tiene retirado su permiso para conducir por orden judicial hasta el 30 de noviembre.

Al detenido se le imputa un delito contra la seguridad vial por rebasar en más de 60 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida de la vía por la que circulaba.

La Policía informa de que, pese a no tener ni un año de carné de conducir, solamente le queda un saldo de dos puntos por otras infracciones cometidas, lo que hace que también se le impute un posible delito de quebrantamiento de condena.

El citado conductor, informa el cuerpo de seguridad, además posee un amplio historial en materia de infracciones y delitos vinculados con la seguridad vial desde 2005, anteriores a la posesión del permiso de conducir. Una de ellas por circular bajo los efectos del alcohol, en enero de este mismo año.

Respecto al servicio del radar fue realizado el 3 de agosto cuando el vehículo del infractor fue captado por el cinemómetro a 109 kilómetros por hora mientras circulaba en dirección hacia El Sobradillo. En ese momento se avisó a todas las unidades policiales que operaban por la zona para localizar dicho vehículo, que se encontraba estacionado en una calle próxima al lugar de los hechos.

Los agentes preguntaron a un grupo de jóvenes si conocían al propietario del coche, el cual se presentó como J.A.H.S., quien, cuando fue informado de la infracción, señaló que era imposible puesto que su vehículo “estaba averiado y no arrancaba”, manifestación que retiró al comprobar los policías que el capó del coche aún permanecía caliente tras haber sido usado.

El vehículo fue retirado y quedó a disposición judicial.