X
bajamar>

Las piscinas de Bajamar contarán con un servicio de vigilancia nocturna

   

Vista de las dos piscinas del Club Náutico de Bajamar / DA

Vista de las dos piscinas del Club Náutico de Bajamar / DA

J. F. J. | La Laguna

Las piscinas de Bajamar contarán a partir de diciembre con vigilancia nocturna permanente de enero a junio, si bien en los meses de verano de julio, agosto y septiembre se limitará a cuatro días por semana (de jueves a domingo). En cambio, la piscina de El Arenisco, el Punta del Hidalgo, solo dispondrá de este servicio durante los tres meses de verano y únicamente entre lunes y miércoles. Las guardias serán entre las 20.00 y las 8.00 horas del día siguiente.

Así se estable en el contrato de mantenimiento y conservación de ambas instalaciones que en breve sacará a concurso el área de Servicios Municipales, el cual también dará cobertura a la piscina de Jover, en Tejina, aunque en este caso sin servicio específico de vigilancia.

El presupuesto máximo de licitación de este servicio, que exigirá la contratación de dos peones y dos guardianes y se prolongará durante dos años (de diciembre de 2013 a noviembre de 2015), asciende a un total de 363,238,63 euros. Junto al servicio de vigilancia, la empresa que se haga cargo de estas función también deberá ocuparse del mantenimiento de todo el equipamiento de las instalaciones: duchas, aguas residuales, equipo de bombeo, captación de agua del mar, colector exterior, mobiliario urbano, vasos de piscina…

El control de la calidad del agua de los vasos deberá realizarse una vez a la semana durante la época estival y una vez al mes el resto del año. También deberán renovar la pintura de las piscinas una vez cada año, así como ocuparse de la reposición de losetas rotas u otros desperfectos del mobiliario urbano. La empresa adjudicataria tendrá la obligación, igualmente, de atender las situaciones de emergencia que pudieran producirse en las piscinas en un plazo máximo de 12 horas.

Los trabajadores que se ocuparán de todas estas tareas tendrá la obligación de ir debidamente uniformado, según los colores y otras características de la ropa que le indique el Ayuntamiento. El pliego de condiciones deja claro que “será responsabilidad del contratista las condiciones de trabajo del personal”, quedando “totalmente exento el Ayuntamiento de La Laguna de cualquier responsabilidad sobre las relaciones entre el contratista y los trabajadores”.