X

El PP, dispuesto a mejorar la LOMCE para sumar apoyos en el Congreso y la comunidad educativa

   

EUROPA PRESS | Madrid

La responsable de Educación en el Partido Popular y portavoz de la materia en el Congreso de los Diputados, Sandra Moneo, ha afirmado que el proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE) recogerá “modificaciones” que permitirán a parte de la comunidad educativa y a algunos grupos parlamentarios de la oposición dar su apoyo a la reforma.

“Estamos seguros que se pueden hacer modificaciones que sumen a este proyecto a otros grupos parlamentarios y también que sumen a diferentes organizaciones del ámbito de la educación”, ha señalado en una entrevista con Europa Press, en la que ha asegurado que “no hay ningún planteamiento de rechazo inicial” hacia lo que se pueda “sugerir” desde ambas esferas.

Según ha señalado, el Grupo Popular está analizando las propuestas elevadas por el medio centenar de expertos que han comparecido ante la Comisión de Educación del Congreso. “Estamos reflexionando, valorando algunas de las sugerencias y confiamos dentro de ese marco, poder llegar al mayor número de acuerdos, aunque sean parciales, con el resto de las fuerzas políticas”, ha apostillado.

En este sentido, ha reconocido que “igual hay que profundizar más en las diferentes ofertas del Bachillerato” o en asuntos como “el tratamiento de las Humanidades” y el modo en que “se ha organizado el capítulo referente a la libertad de enseñanza”. También ha dicho estar “valorando” enmiendas “en relación a la figura del director y su capacidad de decisión respecto a determinadas cuestiones”.

“Estamos dispuestos a mejorar el texto y que quede claro que estamos dispuestos a llegar a acuerdos, pero si lo que pretende el Partido Socialista es llegar a un acuerdo sobre la premisa de que todo tiene que seguir igual, eso es un mal comienzo”, ha señalado, para incidir en que “con independencia de lo que digan el resto de los partidos políticos”, su intención es “que sea la reforma de todos”.

Por eso, quiere dedicar “hasta el último minuto” a la negociación, convencida de que “habrá elementos de acuerdo” incluso con los grupos parlamentarios de la oposición que han firmado un documento comprometiéndose a derogar la LOMCE en cuanto tengan mayoría suficiente (todos menos UPyD, UPN y Foro de Asturias).

Además, la pretensión del PP es “que la comunidad educativa se sienta lo más cómoda posible a la hora de la aplicación de la ley”. Moneo reconoce que existen críticas en este sector aunque apunta que “todas las reformas educativas han sido contestadas” y asegura que de no haber coincidido con la crisis económica, la LOMCE habría tenido una mejor aceptación.

Separar los recortes de las reformas

“Somos conscientes de que esta ley evidentemente, en un clima donde los elementos económicos no se hubieran mezclado con los puramente educativos, seguramente hubiera tenido un terreno más tranquilo a la hora de la tramitación”, ha declarado.

Sobre este asunto, ha destacado la coincidencia de la tramitación de la LOMCE con el decreto de medidas de racionalización del gasto público que el año pasado supuso la adopción de “determinadas decisiones económicas que, sin duda alguna han tenido una contestación”, como el aumento de las ratios de alumnos por aula, de las horquillas de precios públicos de las universidades o de la jornada de los profesores.

“La conjunción de ambos elementos ha provocado determinada contestación dentro del ámbito educativo, que es absolutamente respetable (…) son medidas impopulares y lo aceptamos”, ha reconocido, para incidir a renglón seguido en que en el PP son igualmente “conscientes de que son medidas coyunturales que se han tramitado paralelamente a la reforma de la Educación”.

Por eso, en su opinión “hay que distinguir una contestación ante determinadas decisiones económicas que afectan al ámbito educativo de lo que es una reforma educativa”. Con todo, ha señalado que “hay personas que deciden que es mejor trabajar en una mesa y hacer aportaciones y otras que sus aportaciones sean publicas mediante una manifestación” y, si bien ambos planteamientos “son respetables”, invita a trabajar “en el terreno de las propuestas”.

“Lo único que no podemos hacer ahora es seguir como estamos y mantener un sistema educativo que tiene problemas y el resto todo se puede hablar, seguramente encontremos puntos de coincidencia, y es ahí donde tendremos que trabajar próximos meses, sobre todo a lo largo del otoño, pero no renunciamos a llegar a acuerdos ni con el arco parlamentario, ni con colectivos que se han expresado en sede parlamentaria”, ha añadido.