X
la laguna >

La recova que viene

   

<
>

Aspecto interior que tendrá el nuevo Mercado de San Pablo, en el número 59 de la calle Herradores. Cada estand del mercado estará dedicado a una temática diferente. | DA

J. F. J. | La Laguna

El próximo otoño tiene previsto abrir sus puertas el Mercado de San Pablo, el proyecto empresarial que más expectación ha levantado en la ciudad en los últimos tiempos. Junto al servicio tradicional de venta de verduras, frutas y otros productos de cocina, aquí también será posible degustar una gran variedad de bebidas y delicatessen, disfrutar un cóctel en una terraza chill out o asistir a todo tipo de actos vinculados a la gastronómica y el buen gusto. Una inversión muy ambiciosa que tiene detrás a Pablo Montesinos, un joven empresario tinerfeño afincado en Madrid.

“Siempre me fascinó la propuesta del Mercado de San Miguel, en Madrid, y mi deseo era intentar hacer algo parecido en la Isla”, cuenta. “Finalmente nos decimos por La Laguna porque ha sido donde más apoyo e interés hemos encontrado. Estamos muy agradecidos por ello; de hecho, queremos devolverle este respaldo a la ciudad, mediante la organización de excursiones turísticas que permitan a otros comercios beneficiarse de la presencia de grandes grupos de visitantes”.

El futuro Mercado de San Pablo se ubicará en un edificio de tres plantas de la calle Herradores, en pleno centro histórico. Su primer piso estará dedicado a productos de mercado y contará con 27 puestos; el segundo dispondrá de 13 establecimientos de cocina local, nacional e internacional; y la planta baja se reservará para la organización de eventos. La asignación de los locales, cuenta el empresario, ha sido mucho más rápida de lo esperado: “En apenas tres semanas hemos colocado casi todos. Incluso hemos tenido que retocar el proyecto para incluir más puestos”.

A la espera de recibir el visto bueno definitivo de la oficina del Plan Especial de Protección (PEP) del casco histórico y de la Gerencia de Urbanismo, la intención es iniciar las obras de acondicionamiento del inmueble en el plazo de unos pocos días, ya que la inauguración oficial está prevista para el próximo octubre. La idea es abrir todos los días de la semana, con un horario más amplio los fines de semana. Se estima que el proyecto generará 196 puestos de trabajo directos y unos 130, indirectos. Todo el personal irá uniformado. Y habrá un profesional de la cocina dedicado al control de calidad de todo el servicio, el lagunero Jacobo Llarena.

Pablo Montesinos asegura que será un establecimiento “para todos los bolsillos”. “Queremos llegar a todo tipo de público, incluido los universitarios, que en La Laguna es una comunidad muy amplia. La palabra gourmet no tiene que asustar a nadie”, bromea.

Visitas guiadas por la ciudad

El futuro Mercado de San Pablo pretende convertirse en un potente polo de atracción turística para la ciudad, capaz de atraer visitantes de todos los puntos de la Isla, especialmente del Sur. El equipo de Pablo Montesinos tiene muy avanzadas las gestiones con distintos turoperadores y hoteles para que grupos de turistas vengan a pasar un día a La Laguna, conozcan sus callejero y comercios y terminen la jornada con una banquete de calidad en la planta baja del nuevo Mercado, donde se habilitará un específico destinado a esta función. Montesinos reconoce que uno de los principales atractivos de que tendrá esta recova del gourmet será su ubicación en la única ciudad de Canarias con el título de Patrimonio de la Humanidad y aspira a que este aspecto se convierta en un incentivo más para su negocio, que a buen seguro contribuirá a la dinamización del ocio y el comercio del conjunto de la zona.